Volando a bordo del "Ghostrider", un mortífero avión que transporta el mayor cañón de EE.UU. en el cielo

hace 1 semana 40
Imágenes de los F-18 despegando del portaaviones 0:46

Sobre la península de Corea (CNN) -- Cuando el AC-130J de la Fuerza Aérea de EE.UU. sobrevuela los imponentes bloques de departamentos de Corea del Sur, sus potentes cámaras casi pueden ver el interior de las ventanas de los pisos más altos.

Apuntando más lejos, los oficiales de armamento del cuatrimotor, apodado Ghostrider, pueden distinguir objetos a 50.000 pies, a casi 10 millas (16 km) de distancia, todos ellos objetivos potenciales para el cañón más grande jamás montado en un avión de ala fija.

CNN pudo ver en exclusiva el interior del avión, asignado al Mando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea, a principios de junio, después de que volara desde su base en Hurlburt Field, Florida, para realizar ejercicios conjuntos en Corea del Sur.

En un ejercicio con fuego real, el obús de 105 milímetros disparó proyectiles de 43 libras (unos 19 kilogramos) en un campo de tiro al este de Seúl, con una fuerza tan poderosa que empujó la cola del avión de 80 toneladas dos metros hacia la derecha.

Unos ocho segundos después de disparar, los proyectiles impactaron en el campo de tiro, situado a 3.000 metros de altitud, despidiendo humo hacia el cielo mientras los controladores del cañón observaban los resultados de su trabajo en grandes pantallas de video situadas en el centro del avión.

"Dos tanques destruidos", confirma una voz rasposa en los auriculares de radio de la tripulación del AC-130.

Los artilleros del AC-130 Joe Gipson (atrás) e Isaac Dowell cuidan el cañón de 105 mm a bordo de un AC-130J de la Fuerza Aérea de EE. UU. durante un ejercicio con fuego real sobre Corea del Sur. (Crédito: Brad Lendon/CNN).

El capitán piloto John Ikenberry dijo que la presencia del AC-130 para los simulacros en Corea del Sur fue diseñada para enviar un mensaje simple a su beligerante vecino Corea del Norte y a su líder, Kim Jong Un.

"Demuestra que estamos preparados", dijo Ikenberry.

Las tensiones en la península han aumentado en los últimos meses.

Corea del Norte ha estado enviando globos llenos de basura a zonas de Seúl y sus alrededores y probando misiles, y las tropas surcoreanas han realizado disparos de advertencia cuando soldados norcoreanos cruzaron la línea de demarcación militar en medio de la zona desmilitarizada.

Esta misma semana, Corea del Norte criticó los ejercicios con fuego real realizados en el Sur a finales de junio y principios de julio como una "provocación inexcusable y explícita".

Mientras tanto, Washington mantiene un flujo constante de armamento con destino a Corea del  Sur para maniobras terrestres, aéreas y marítimas previas a una de sus mayores maniobras anuales, Ulchi Freedom Shield, que comenzará a finales de este verano.

Experiencia que no pueden conseguir en Estados Unidos

El AC-130J, la versión más reciente de las aeronaves de combate Hércules de la Fuerzas Aérea de EE.UU., está probando su valía en Corea por segundo año consecutivo.

El mayor Heath Curtis, oficial de Sistemas de Combate del Hércules, dice que es importante que el avión de combate realice el vuelo a través del Pacífico porque ofrece una experiencia de entrenamiento en la que se podría librar un conflicto con condiciones que no se pueden duplicar en los campos de tiro de Florida o Nuevo México que la aeronave  de combate utilizaría en Estados Unidos.

Brad Lendon, redactor sénior de Asuntos Militares globales de CNN, sostiene un obús de 105 mm a bordo de un avión de combate AC-130J de la Fuerza Aérea de EE. UU., que sale de la base aérea de Osan, Corea del Sur, en junio de 2024. (Crédito: Mike Valerio/CNN).

Las cadenas montañosas y las crestas de la península coreana presentan unas condiciones de viento que no se dan en ningún otro lugar, afirma, y eso puede marcar la diferencia incluso para un proyectil que viaja a más de 800 mph (1.287 km/hora).

También brinda a Curtis y a un segundo oficial sentado en el centro de control de armamento del AC-130 la oportunidad de practicar junto con aliados surcoreanos a los que podrían tener que proteger en caso de guerra terrestre en la península.

Los enormes monitores de televisión muestran de cerca el campo de batalla en definición normal e infrarroja. Las cámaras montadas en el exterior del avión pueden ampliar los detalles para garantizar la precisión de los disparos.

Se ve un obús de 105 mm en la parte trasera de un AC-130J de la Fuerza Aérea de EE. UU. en la base aérea de Osan, Corea del Sur, a principios de junio de 2024. (Crédito: Brad Lendon/CNN).

"Lo que hace único al AC-130 es la cantidad de fuego que llevamos, la cantidad de municiones –la diversidad de ellas– y el tiempo de espera que podemos proporcionar", dice el comandante de la misión para este avión de combate, el mayor Justin Burris.

Además del obús de 105 milímetros, el AC-130J lleva un cañón de 30 milímetros y puede lanzar misiles y bombas de precisión desde los pilones de sus alas.

Gracias a su precisión casi milimétrica, puede disparar contra posiciones enemigas a corta distancia de las tropas amigas, lo que en algunos círculos le ha valido el título de "el mejor amigo del soldado de infantería".

Y con el reabastecimiento en vuelo, puede, en teoría, permanecer en la estación apoyando a las fuerzas terrestres tanto tiempo como duren la tripulación y la munición.

Historia "espeluznante"

Las aeronaves de combate de la Fuerza Aérea de EE.UU. se remontan a la guerra de Vietnam, cuando el servicio instaló cañones de 7,62 mm para disparar desde un lado de un avión de transporte C-47.

Con esa configuración, la aeronave podía rodear un único punto y lanzar una potencia de fuego masiva y continua sobre él, desde sus cañones que podían disparar 6.000 cartuchos en un minuto, según el informe de la Fuerza Aérea.

La potencia de fuego y las bengalas que utilizaban para iluminar los objetivos durante las misiones nocturnas les valieron los apodos de "Spooky" y "Puff the Magic Dragon".

A medida que avanzaba la guerra, la Fuerza Aérea buscó un fuselaje más pesado para el papel de cañonero y recurrió a los transportes C-130 Hércules.

La primera conversión de un C-130 en un AC-130 entró en acción sobre el sudeste asiático, en 1967, según el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Gracias a su capacidad para apoyar a las tropas en combate cuerpo a cuerpo, los aviones de combate AC-130, en sus distintas variantes, han entrado en acción en conflictos como los de Grenada, Panamá, Somalia, Iraq y Afganistán, y han salvado un número incalculable de vidas, según la Fuerza Aérea.

Con el modelo AC-130J, introducido en 2017, la Fuerza Aérea eliminó las ametralladoras en favor de las municiones guiadas de mayor precisión.

Pero también ha habido problemas, incluido un ataque –en 2015– contra un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, Afganistán, que mató a 42 pacientes, personal y cuidadores.

A pesar de la formidable potencia de fuego que transporta, el AC-130 vuela bajo y lento, lo que lo hace vulnerable al fuego antiaéreo.

A lo largo de los años se han perdido siete AC-130, el último el 31 de enero de 1991, cuando un misil tierra-aire iraquí derribó un AC-130H durante la operación Tormenta del Desierto, según los comunicados de prensa de la Fuerza Aérea.

Las misiones principales del avión de combate AC-130 son el apoyo aéreo cercano, la interdicción aérea y la protección de la fuerza. (Crédito: Shutterstock).

El avión se estrelló en el golfo Pérsico mientras apoyaba a los infantes de Marina estadounidenses durante una batalla en Khafji, Arabia Saudita, matando a los 14 tripulantes a bordo.

La tripulación del AC-130 reconoce los peligros del fuego terrestre para sus aviones, y algunos analistas cuestionan su utilidad en cualquier conflicto potencial con Corea del Norte.

"No podrían utilizarse a menos de 100 millas náuticas (unos 185 km) de la frontera, ya que son demasiado vulnerables a las defensas aéreas fronterizas norcoreanas", afirma Peter Layton, profesor visitante del Griffith Asia Institute de Australia y exoficial de la Real Fuerza Aérea Australiana.

Sin embargo, según Layton, los aviones de combate podrían ser útiles para apoyar a las tropas aliadas que intenten acorralar a las unidades de las fuerzas especiales norcoreanas que hayan logrado infiltrarse en territorio meridional.

Aun así, advirtió, "si empieza una guerra allí, intenta no estar en un AC-130 a menos que se dirija fuera del teatro".

El mayor Christopher Mesnard, director de Asuntos Públicos del Mando de Operaciones Especiales de Corea, afirmó que el AC-130J es un sistema de armas adecuado para la península de Corea.

"Tenemos la máxima confianza en nuestra capacidad para operar sistemas de armas como el AC-130J en los momentos y lugares de nuestra elección y de una manera que considere adecuadamente los riesgos, independientemente de la región", dijo.

Yoonjung Seo y Gawon Bae, de CNN, contribuyeron a este informe.

Ver artículo completo