Una placa facilitó la identificación de una persona desaparecida en la invasión de EE.UU. a Panamá de 1989

hace 1 año 99
panama Vista aérea del parque Amelia Denis de Icaza que se construyó en el sitio donde el General Manuel Antonio Noriega tenía el cuartel general de las Fuerzas de Defensa y que fueron bombardeados durante la intervención militar estadounidense en Panamá en 1989, en el barrio El Chorrillo en Panamá tomada el 16 de diciembre de 2019. (Crédito: LUIS ACOSTA/AFP vía Getty Images)

(CNN Español) -- Los rastros de una placa por una cirugía en una pierna facilitaron que en Panamá se identificara por primera vez a uno de los 32 restos humanos que fueron exhumados en 2020, y que se sospecha que corresponden a víctimas desaparecidas durante la invasión de Estados Unidos, ocurrida el 20 de diciembre de 1989.

Los restos del primer identificado son de Ismael Enrique Dorcy Segura, de 32 años. Según sus familiares, minutos antes de la intervención militar fue visto con vida por última vez en El Chorrillo, un barrio popular de la Ciudad de Panamá que recibió el principal ataque armado, con el cual se puso fin a la dictadura de Manuel Antonio Noriega.

El hallazgo de la placa entre los restos y el relato de los familiares de Dorcy Segura sobre la cirugía hacían sospechar que se trataba de esa persona desaparecida, lo cual confirmó el análisis genético de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, que el viernes envió a través de asistencia legal internacional el resultado de este primer positivo identificado.

José Luis Sosa, secretario ejecutivo de la Comisión 20 de Diciembre de 1989 —creada para investigar los hechos de esa fecha—, explicó a CNN que la confirmación por ADN tuvo que hacerse fuera de Panamá porque el país carece de la certificación necesaria, tratándose de restos de mucha antigüedad.

Sosa agregó que, en cambio, la Fundación de Antropología Forense de Guatemala tiene amplia experiencia y certificación por los muchos casos que ha tenido que investigar a lo largo de los años. Y reveló que la Fundación donó el análisis de dos restos, pero que en el otro caso el resultado fue negativo para dos familias que sospechaban que se podía corresponder.

En el caso del primer identificado, el padre de la víctima, Ismael Dorcy, presentó la denuncia sobre la desaparición en 1990, sin haber obtenido éxito en esclarecer el caso. En enero de 2019, la Comisión 20 de Diciembre de 1989 pidió la reapertura del mismo. El hallazgo se logra 33 años después de la desaparición.

Uno de los hijos de la víctima identificada dijo a CNN que la familia no daría declaraciones, al señalar que están sorprendidos y conmocionados.

Ver artículo completo