Secretos de Passalacqua, el "mejor hotel del mundo"

hace 4 meses 102

(CNN) --  Se podría decir que Passalacqua siempre estuvo destinado a grandes cosas. Considerado el "mejor hotel del mundo", fue construido por un papa y lo visitaba regularmente uno de los compositores de ópera más famosos de Italia. Napoleón Bonaparte y Winston Churchill se alojaron y pasearon por sus jardines.


El 19 de septiembre, en Londres, en la ceremonia inaugural de los World's 50 Best Hotels, el hotel del lago de Como fue nombrado el número uno. El jurado, un equipo de expertos del sector, se decantó por este establecimiento familiar de 24 suites en lugar de por uno gestionado por una gran marca.

Hay miles de hoteles de lujo en todo el mundo, pero solo un Passalacqua. Resulta casi redundante llamarlo hotel, porque es mucho más que eso. Rinde homenaje a otro tiempo y lugar y, a través de un viaje extraordinario e indulgente, te lleva allí.

Passalacqua hotel

El hotel tiene vistas al lago Como. Crédito: Giacomo Albo

Silvio Vettorello, director general, atribuye la victoria a tres atributos únicos. "Meraviglia [asombro]: esa sensación de sobrecogimiento que sientes en un lugar que es todo lo que habías imaginado y aún así consigue sorprenderte y maravillarte. Storia [historia]: la historia de una mansión del siglo XVIII que, aun con ecos de una época pasada, te hace sentir tan fácilmente como en casa. Y famiglia [familia]: en todos los sentidos, pero especialmente en el que comprende a los 100 increíbles seres humanos que cada día van más allá para hacer magia para nuestros huéspedes, asegurándose de que cada sueño se haga realidad, el suyo y el nuestro".

passalacqua

La villa fue construida inicialmente por un papa. Crédito: Rubén Ortiz

Cómo construir un hotel de categoría mundial

passalacqua

Passalacqua recibía visitas regulares del compositor Vincenzo Bellini. Crédito: Stefan Giftthaler

Passalacqua abrió sus puertas en 2022 tras tres años de restauración. Los propietarios, la familia local De Santis, no son ajenos a la hostelería de lujo: son dueños del Grand Hotel Tremezzo, también en Como, conocido por su piscina flotante en el lago. Los propietarios, Antonella Mallone y Paolo De Santis, cedieron la propiedad a su hija de 41 años, Valentina De Santis, quién se encargó de devolverle su antiguo esplendor.

Valentina dice que cada detalle es de gran importancia. Como los preciosos mármoles de carrara y verona, las espectaculares lámparas de araña de Barovier & Toso de Murano (como la impresionante que cuelga en la sala de música), los espejos venecianos y la lujosa ropa de cama de fibra de madera de Beltrami.

Hay 2,8 hectáreas de jardines en terrazas frente al lago, meticulosamente cuidados y con una relajante banda sonora de fuentes de agua. Los huéspedes pasan el tiempo aquí tomando una copa, haciendo yoga o descansando junto a la piscina, decorada con vibrantes estampados vintage de la marca milanesa La Double J.

Según De Santis, "Passalacqua tiene una rica historia y es una experiencia única que evoca otros tiempos".

También guarda muchos secretos. "Al cruzar la puerta de entrada, se entra en un mundo diferente del que no se quiere salir", dice.

"Es un lugar tranquilo y privado, pero a pocos pasos del bullicioso pueblo de Moltrasio. Abriendo puertas y explorando pasadizos se accede a magníficas habitaciones y a vistas centenarias del lago de Como. Hay techos exuberantemente pintados con nubes llenas de dioses y diosas que te miran desde arriba. Pero una de las sorpresas más deliciosas son los túneles subterráneos revestidos de piedra que conducen desde la villa hasta el lago. Los túneles están llenos de misterio e intriga".

Cómo es estar allí

passalacqua hotel

Las habitaciones te transportan a una época anterior. Crédito: Rubén Ortiz

De pie en los majestuosos jardines y mirando al lago, no es difícil imaginarse el Moltrasio de ayer. Sobre todo cuando se pone el sol y se encienden las brillantes luces de los jardines. Fue en 1787 cuando el conde Passalacqua, de una familia noble local, adquirió la villa. Con escenas regulares de carruajes yendo y viniendo y conciertos hasta altas horas de la noche, se convirtió rápidamente en un gran patio de recreo para la aristocracia.

Al igual que el conde, la familia De Santis vio algo más que especial, casi mágico, en estos terrenos. En 1837, Vincenzo Bellini, visitante habitual de la villa, compuso su ópera "La Sonnambula", una atormentada historia de deseos no correspondidos y sonambulismo durante su estancia. Uno no puede dejar de preguntarse qué pasó detrás de estos viejos muros. Te hacen sentir el peso de la historia y, en un día de brisa, es casi como si pudieras oír los ecos de las melodías de Bellini.

passalacqua

El conde Passalacqua adquirió la villa en 1787. Crédito: Stefan Giftthaler

Ese es el hechizo de Passalacqua: a través del presente, provoca el pensamiento y te conecta con otro lugar, otro tiempo.

Desde la llegada hasta la salida, el hotel se esfuerza por ofrecer un festín para los sentidos. El conserje puede organizar experiencias locales, los ramos de flores cortados a mano parecen aparecer, la meditación y los masajes son siempre una opción y hay un programa culinario dirigido por el chef Alessandro Rinaldi que celebra los clásicos italianos.

La cocina está abierta para que los huéspedes entren y salgan a lo largo del día para tomar un tentempié o participar en la repostería o la cocina. Y hay mucho más.

De Santis puede hablar largo y tendido de los esplendores de la villa. Aunque se apresura a asegurar que todas las horas del día aquí son especiales, admite que para ella nada es mejor que madrugar.

passalacqua

Su dueña, Valentina De Santis, prefiere las vistas durante el desayuno. Crédito: Rubén Ortiz

"Es cuando se sirve el desayuno al estilo de una gran casa de campo italiana en verano. Ese gran olor a café al entrar en la cocina, mezclado con el embriagador aroma de una crostata de mermelada [como una tarta gigante de mermelada] recién salida del horno".

"Un vaso de jugo de naranja recién exprimido, un puesto de tartas de un metro de altura repleto de granizado y bollos maritozzo rellenos de nata. Además, el chef está a tu disposición para prepararte cualquier cosa que te apetezca, como huevos fritos de nuestras gallinas esa misma mañana. Es el comienzo ideal para un día perfecto".

passalacqua

La villa junto al lago fue meticulosamente renovada. Crédito: Rubén Ortiz

¿Y qué sería de un hotel sin sus huéspedes? Vettorello dice que lo que más les gusta de su estancia es la sensación de villeggiatura. La palabra italiana se traduce como vacaciones en un lugar rural. Pero significa mucho más que eso. Es la esencia de una escapada de ensueño y la práctica milenaria de alejarse del ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana para disfrutar de un entorno más tranquilo. Imagínese "Bridgerton" o una novela de Jane Austen, pero en Italia.

En lugar de las Highlands escocesas o los páramos de Yorkshire, tiene el lago Como y sus elegantes jardines. En lugar de un carruaje tirado por caballos, hay caballos de otro tipo, en forma de antiguos jeeps italianos de color naranja. El té se cambia por un campari soda o un negroni sbagliato. Y en lugar de bollos y mermelada, la abundancia del aperitivo italiano.

passalacqua

Las vistas en Moltrasio. Crédito: Rubén Ortiz

Es una sensación intrínseca y esencialmente italiana: el placer sin culpa de tomarse un respiro, escapar de la ciudad y encontrar la paz con la naturaleza. Piense en la dolce vita, pero mejor. Y el equipo de Passalacqua ha hecho un trabajo excepcional para revivir este arte antiguo y afluente.

Passalacqua no inventó el término villeggiatura, pero cada uno de sus detalles lo encarna: una romántica villa del siglo XVIII convertida en impecable hotel de lujo donde se viene a exhalar y a dejar atrás las preocupaciones.

passalacqua

Hay 2,8 hectáreas de terrazas con vistas al lago. Crédito: Ricky Monti

Por supuesto, todo este lujo tiene un precio. Las habitaciones sin vistas al lago cuestan a partir de 1.300 euros (US$ 1.381) por noche o 1.700 euros (US$ 1.806) con vistas en noviembre, la temporada más baja. El próximo verano, las tarifas subirán a 2.300 euros (US$ 2.443) por una habitación estándar sin vistas al lago, o a 3.200 (US$ 3.400) por la más barata con vistas. Las suites rondan los US$ 5.000 por noche. Por suerte, los precios incluyen el desayuno.

A la pregunta de qué tiene en particular la propiedad que no tenga ningún otro lugar del mundo, Valentina responde: "Es un lugar de maravillas creado desde el corazón".

Maria Pasquale es una galardonada periodista gastronómica y de viajes italo-australiana afincada en Roma. Autora de "I Heart Rome", "How to be Italian" y "The Eternal City: Recetas e historias de Roma", sus aventuras pueden seguirse en Instagram @heartrome

Ver artículo completo