Nadia Calviño logra el apoyo clave de Bélgica en su carrera hacia la presidencia del BEI

hace 2 meses 57

Bélgica quiere que se decida de una vez quien va a presidir el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El proceso lleva tiempo encallado por que hay dos favoritas, la española Nadia Calviño y la danesa Margrethe Vestager, y parece que una no acaba de imponerse a la otra con claridad. Y para avanzar en el proceso, su ministro de Finanzas, Vincent van Peteghem, ha dado un paso clave: ha remitido una carta a sus homólogos de la UE dando su apoyo a la vicepresidenta primera española y ministra de Economía, Nadia Calviño, tras las consultas que ha hecho con ellos, según ha adelantado Politico y ha podido confirmar este diario. El movimiento es muy significativo, porque los belgas presiden el consejo de administración de la entidad y coordinan el proceso, recabando la opinión de los demás Estados miembro.

A mitad de noviembre, la española había logrado el respaldo de Alemania y la carrera parecía empezar a resolverse. Pero este mismo lunes, hubo un movimiento que volvía a dejar en el proceso en unas tablas aparentes después de conocerse que Italia apoyaría a la danesa si su candidato, Daniele Franco, se quedaba sin opciones. La noticia podía evitar que el apoyo público de Berlín, el socio más grande e influyente de la UE, provocara desplazamientos de apoyos a Calviño. El paso que da este jueves Van Peteghem puede inclinar la balanza hacia la española de una vez por todas. Habrá que esperar a la semana que viene, cuando tendrá lugar la reunión de los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin), para ver si es así.

Desde que se puso en marcha el proceso, en la capital comunitaria se ha extendido al tesis de que la también ministra de Economía española tendría el respaldo de los grandes y, por tanto, más capital de su lado (el voto es ponderado en función del peso en el accionariado de la mayor prestamista comunitario); mientras que la vicepresidenta de la Comisión contaría con el voto de más países, aunque pequeños. Las diversas consultas a fuentes de muchos países durante meses hechas por este periódico confirman la hipótesis.

Que esta sea la situación es un problema para elegir a la próxima presidenta del BEI, puesto que la elección requiere de una doble mayoría: el 68% del capital y el voto de 18 estados/accionistas. Alemania tiene el mismo capital que Francia e Italia (18,8%); España sería el cuarto accionista (11%) y Bélgica tiene un peso similar al de Países Bajos (5%); Portugal que también se ha decantado públicamente por Calviño posee el 0,9% de las acciones.

A Vestager, en cambio, le apoya su país, Dinamarca (2,6% del capital), y aunque no está confirmado oficialmente también lo harán Grecia y Bulgaria. Se intuye también el respaldo de los países nórdicos (Finlandia, que tiene un 1,5%) y bálticos (menos del 1%). Está por ver a quién apoyarían los gobiernos de los dos candidatos en liza, la polaca Teresa Czerwinska y el sueco Thomas Östros, que tienen el 4,6% y el 3,5%, respectivamente. Con estas cartas boca arriba, parece que la posición que adopte Francia puede ser determinante. París sigue sin desvelar su apoyo.

“Se trata de un proceso que está en marcha. La candidatura de España es muy fuerte. El BEI es una institución muy importante para nuestro país. Lo ha sido hasta ahora y lo será aún más en los próximos años”, ha señalado Calviño en Nueva York, antes de conocerse el movimiento belga. El paso ha sido recogido casi con euforia en el Ministerio de Economía español que lo ha calificado de “buena noticia”. “Se infiere que, basado en las consultas realizadas por el presidente del Consejo de Gobernadores, Nadia Calviño es la única candidata que reúne los apoyos suficientes para lograr un consenso”, apuntan desde Economía oficialmente.

La impaciencia de Bélgica tiene una explicación: el próximo 31 de diciembre expira el mandato del presidente actual, Werner Hoyer. Van Petehem no quiere que suceda como pasó con la elección del máximo mandatario del fondo de rescate europeo (MEDE, por sus siglas en español) el año pasado, que no hubo forma de que se llegara a un acuerdo entre los Estados miembro antes de que el anterior presidente, Klaus Regling tuviera que abandonar su puesto. De hecho, el actual, Pierre Gramegna, llegó un mes después de la salida de su predecesor.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Ver artículo completo