La reducción de jornada “podría restar” seis décimas al crecimiento del PIB, según BBVA Research

hace 2 meses 53

PSOE y Sumar han prometido que la jornada de trabajo se reducirá a 38,5 horas semanales en 2024 y 37,5 en 2025. Es la medida estrella del pacto de Gobierno, acogida con alegría por los sindicatos y con un profundo rechazo desde la patronal. BBVA Research, el servicio de estudios del banco, ha advertido este jueves de efectos negativos a nivel macroeconómico que puede esconder esta mejora para los trabajadores: de no tomarse medidas que corrijan el alza en los costes laborales, el recorte de horas de trabajo podría costar unas seis décimas al crecimiento anual de PIB durante los dos próximos años.

“A falta de conocer los detalles”, indica el servicio de estudios, “las estimaciones preliminares indican que, de no tomarse medida compensatorias que alivien la tensión en los costes laboral (que se estiman que pueden aumentar en torno a un 1,5% del PIB), el recorte del tiempo de trabajo podría restar en torno a seis décimas al crecimiento anual del PIB durante el próximo bienio y ocho décimas al desempleo”.

Las dudas expresadas por los analistas de BBVA se suman a las que otros economistas han expresado últimamente. Entre ellos está, por ejemplo, el coordinador de investigación del área laboral de Fedea, Marcel Jansen. Este especialista explicaba recientemente a este periódico que no hay “argumentos solventes” para justificar que ahora mismo en España sea “conveniente, urgente o eficiente la reducción de horas lineales para todas las actividades”. En la misma línea se pronunció María Jesús Fernández, economista senior de Funcas: cree que España “no se puede permitir” esta contracción de jornada ordinaria. “Sí se lo pueden permitir países de productividad elevada, los que están en la frontera tecnológica, pero no España; es inasumible”.

Otras voces autorizadas en el debate laboral dan una opinión contrapuesta. El líder de UGT, Pepe Álvarez, cree que “todos los sectores productivos” de España “tienen margen” para afrontar una reducción de jornada: “La hostelería ha resistido un aumento de precios del 25%, lo que tiene un efecto mucho mayor que la reducción de jornada que se propone”. “Si de algo peca nuestro modelo productivo laboral es de un exceso de presentismo, de prolongaciones de jornada que no son productivas. Menos horas mejor organizadas sirven para mejorar la productividad por hora trabajada”, comentaba en el mismo reportaje Mari Cruz Vicente, secretaria confederal de Acción Sindical de CC OO.

¿Para quién caería la jornada?

Según un estudio de este sindicato, reducción de jornada cambiaría el tiempo de trabajo de 12,9 millones de personas. El mismo análisis indica que el 93,2% de los hombres a jornada completa verían reducidas sus horas de trabajo, frente al 82,1% de empleadas. También hay diferencias reseñables por comunidades autónomas: en La Rioja (92,1%), Galicia (92%) y Castilla-La Mancha (92%) se dan las mayores proporciones de asalariados beneficiados. En el otro lado de la balanza se encuentran Ceuta (70,8%), Melilla (73,1%), País Vasco (83,2%) o Andalucía (84,9%).

Por sectores, donde un mayor porcentaje de su población asalariada se vería beneficiada son la industria manufacturera (97,9%), la construcción (97,8%), las industrias extractivas (94,3%) y el transporte y almacenamiento (92,4%). Donde menos beneficiados habría sería en educación (52,3%), administración pública y seguridad social (53,4%) —trabajadores del sector privado que trabajan al servicio de las administraciones públicas— y sanidad y servicios sociales (72,1%). En estos sectores ya son comunes las jornadas pactadas por debajo de las 40 horas que establece el Estatuto de los Trabajadores.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Ver artículo completo