La prensa exige ser compensada de forma justa por la copia privada de sus contenidos

hace 1 semana 29

El sector de los diarios y las revistas ve cumplida una reclamación histórica. Tras una larga batalla, el Gobierno por fin reconocerá su derecho a la compensación por copia privada. Es decir, de percibir una cantidad por el uso que hagan los ciudadanos de obras y artículos que obtengan de forma legal, ya sea imprimiéndolos o haciendo una captura de pantalla. Las industrias editorial, musical y audiovisual ya venían siendo compensadas. Ahora bien, el sector de la prensa está preocupado ante la falta de un acuerdo entre las entidades gestoras de esos derechos para redistribuir los porcentajes vigentes para dar a la prensa el peso que le corresponde en el reparto. “La prensa necesita que el derecho de compensación por copia privada le sea reconocido, poniendo fin a una discriminación histórica”, afirma la directora general de la Asociación de Medios de Información (AMI), Irene Lanzaco.

Antes del verano, el Ministerio de Cultura publicó el borrador del decreto con el que pretende actualizar el derecho a la compensación por copia privada. Los ciudadanos pueden utilizar para su uso particular obras privadas, desde artículos de un diario a libros o discos. A cambio, la industria puede recibir una cantidad que se obtiene con una tasa impuesta a la tecnología que se emplea para consumir esos productos, desde teléfonos móviles a impresoras. Esa tasa es gestionada por la Ventanilla Única Digital, integrada por las entidades gestoras de derechos de autor de esos sectores: CEDRO, DAMA, AIE, EGEDA, AFEDI, SGAE, SEDA, VEGAP y AISGE. La encargada del sector editorial y de la prensa es CEDRO.

CEDRO entiende que la entrada de nuevos actores implica la modificación de los porcentajes de reparto de la cantidad recaudada por esa tasa, máxime cuando esta va a ser superior por la subida de las tarifas aplicadas a los equipos. De este modo, se pasará de ingresar unos 50 millones a 80 millones de euros. En 2021, esas proporciones eran del 37,31% en el caso de la industria musical; del 41,13% en el de la audiovisual, y del 21,56% para la prensa. Ahora entran tres nuevos actores: diarios, revistas y partituras. Y, recuerda CEDRO, previamente el Supremo ya fijó que el sector editorial tenía que recibir el 25% de la recaudación. La sentencia no tenía en cuenta las revistas, por lo que el sector espera que sus ingresos sean superiores.

Las tensiones entre entidades gestoras han impedido por ahora un acuerdo, ante lo cual el Ministerio de Cultura decidió seguir avanzando. Fuentes del sector explican que el procedimiento continúa y el ministerio está a la espera de tener la información del Consejo de la Propiedad Intelectual y el Consejo de Estado. A partir de ahí, sin acuerdo, le corresponderá a él decidir ese reparto, coinciden varias fuentes. El sector espera que, además de actualizar los destinatarios de esas compensaciones, también se ponga al día con su reparto. Es decir, que no se dejen los que había hasta ahora. Y que lo haga de acuerdo con estudios de mercado. Los editores recuerdan que la Ventanilla Única Digital ya dispone de uno que encargó en marzo de 2022 a la consultora Qbo, cuyos resultados no ha podido obtener. Por ello, ha tenido que solicitar todos los datos por burofax.

El tiempo se acaba, pero las entidades que gestionan los derechos de diarios y revistas aún confían en poder alcanzar un acuerdo. No en vano, el sector considera que la mayor parte de las capturas, descargas y fotografías de origen legal se hacen con artículos de prensa, puesto que en el consumo de videos y audios hoy se impone el streaming. “La tecnología ha llevado al usuario de contenidos musicales y audiovisuales a no recurrir con la misma intensidad que hace años a la copia privada, puesto que la generalización de las plataformas permite el acceso inmediato a las grabaciones musicales y audiovisuales sin necesidad de copiarlas”, recuerdan en el sector. Las últimas cifras que maneja la industria indican que cerca del 8% de la población realiza copias privadas de periódicos y revistas.

“Esperamos que el porcentaje de compensación del real decreto se determine de acuerdo con el peso real de los diferentes sectores, asegurando una competencia justa”, afirma Lanzaco, quien no quiere que la porción que le corresponda a la prensa sea “testimonial”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECÍBELO

Ver artículo completo