La familia que dejó Estados Unidos para vivir en su ancestral cueva italiana

hace 4 meses 110

(CNN) --  Hay una isla frente a la costa de Roma donde los lugareños llevan viviendo en acogedoras grutas durante mucho tiempo.

Las costas y el pueblo de pescadores de Ponza, la mayor isla del archipiélago, situada entre Roma y Nápoles, están salpicadas de cuevas excavadas en los escarpados acantilados, que ofrecen unas vistas impresionantes.

Estas casas, frescas en verano y cálidas en invierno, no necesitan calefacción ni aire acondicionado. Son la joya de la isla, y ahora son populares entre los turistas.

Desde el siglo XIX, los lugareños han emigrado al extranjero, principalmente a EE.UU. en busca de una nueva vida. Sin embargo, se han aferrado a sus tradiciones, incluido el estilo de vivienda tradicional.

Una de las familias que emigraron fueron los Avellino. Luigi Avellino fue el primero de su familia en abandonar Ponza a principios del siglo XX, yendo y viniendo entre la isla y Nueva York, antes de establecerse definitivamente en Estados Unidos.

Attilio Avellino, uno de sus nueve hijos, nacido en Ponza, se unió a su padre en la Gran Manzana en 1946.

Pero ahora, tras décadas en EE.UU., sus descendientes están de vuelta en la isla, viviendo en su antigua casa grotta (casa cueva), ahora modernizada.

Casas esculpidas en la roca

ponza italia casas gruta roca cueva

Brigida Avellino y Loredana Romano cambiaron Estados Unidos por su ancestral "casa cueva" de Ponza. Crédito: Loredana Romano

Brigida Avellino, de 70 años, hija de Attilio, vive con su hija Loredana Romano, de 44, en una de las casas cueva más bellas de Ponza. Tiene muros encalados gruesos y toscos y una terraza con vistas a la isla deshabitada de Palmarola. Los sofás, sillas, bancos, escaleras, camas, mesas y armarios se esculpen dentro de la misma cueva.

"Estas grutas forman parte de nuestro ADN y de nuestra herencia: cada vez que nacía un nuevo bebé, los padres excavaban otra habitación en el interior del acantilado, ampliando el hogar de la cueva", explica Romano a CNN Travel.

Las generaciones más jóvenes se trasladaron a Ponza en 1980, cuando Attilio Avellino sufrió un infarto en Nueva York. Su médico le recomendó aire fresco, ausencia de contaminación y un lugar tranquilo para vivir, así que la familia regresó a su lugar de nacimiento.

italia casas cueva

La cueva tiene una terraza con vistas a las islas cercanas. Crédito: Loredana Romano

Avellino guarda buenos recuerdos de su infancia en Estados Unidos. Aunque Ponza ofrece un estilo de vida más pausado, extraña el ajetreo de la Gran Manzana.

"He aprendido que puedes alejar a una chica de la gran ciudad, pero no puedes alejar a la gran ciudad de ella. Se queda conmigo, aunque lleve décadas de vuelta en Ponza", dice.

Avellino se trasladó a Nueva York junto a su madre en 1955, cuando tenía dos años. Su padre y su abuelo ya vivían y trabajaban allí, junto con sus tíos.

"Trabajé en una fábrica de acero durante 22 años. Me encantaba el caos, el tráfico, el ajetreo, el ruido y toda esa gente corriendo a trabajar a cualquier hora del día", dice Avellino ahora.

Su padre y su abuelo hicieron todo tipo de trabajos cuando llegaron a Estados Unidos, desde dirigir una pesquería a trabajar en buques portacontenedores, pasando por cocinar cocina italiana y construir rascacielos.

estadounidenses mudanza casa cueva italia

La cueva fue remodelada recientemente. Crédito: Loredana Romano

"Me dirán loca, pero extraño mucho el ritmo de Nueva York. Solía dar vueltas los fines de semana, coger los trenes, ir al cine con mis amigas, a restaurantes, a la peluquería, y simplemente caminar, caminar. Todavía sueño con esa energía de ciudad", dice Avellino. En Ponza, dice, no hay peluquerías en invierno.

A pesar de su edad y de sus crecientes problemas de salud, dice que le encantaría volver a experimentar la emoción del frenético y proactivo estilo de vida neoyorquino que le permitió conocer a mucha gente.

"Nueva York me dio la oportunidad de vivir tantas experiencias y oportunidades de trabajo. Fue una vida apasionante", dice Avellino.

"Extraño todo de la Gran Manzana: los adictos al trabajo, el tráfico y el ruido constante. El bullicio de la fábrica de acero y el ritmo trepidante del supermercado, donde también trabajé. Siempre estaba corriendo. Ponza es preciosa, el panorama es impresionante, pero aquí no hay nadie".

En verano, la población de la isla supera las 20.000 personas, con hordas de visitantes que abarrotan las paradisíacas playas de Ponza. Pero en invierno apenas hay 1.000 residentes en el barrio de Le Forna, donde viven
Avellino y Romano. Es el barrio más recóndito, alejado de los lugares turísticos, donde aún viven las familias más antiguas de Ponza.

Choques culturales

italia casa cueva

Su casa fue esculpida en la roca por sus antepasados. Crédito: Loredana Romano

Los nativos de Ponza viven de la agricultura y la pesca, pero sobre todo del turismo de temporada. La isla cobra vida de junio a octubre, y el resto del año está bastante "muerta y adormecida", como la describe Romano.

Avellino, que dice sentirse más norteamericana que Ponzese, se alegra de haber recibido una educación y un pasaporte estadounidense, que guarda en su buró.

De hecho, dice, fue un duro golpe para ella cuando tuvo que regresar a Ponza después de que su padre sufriera un ataque al corazón. En Ponza conoció a su marido, Silverio, oriundo de Ponzese, y dio a luz a Loredana, que mantuvo los lazos con sus parientes en Estados Unidos.

casa cueva italia

Cuando nacía un nuevo integrante, los habitantes de la cueva excavaban una nueva habitación en el acantilado. Crédito: Loredana Romano

Entre sus 20 y 30 años, iba y venía entre Estados Unidos y Ponza, trabajando como camarera en uno de los restaurantes de su tía en Florida. Hoy está orgullosa de vivir en la cueva que su bisabuelo excavó del acantilado con sus propias manos.

Ahora tiene la misión de recuperar sus orígenes ancestrales.

"Heredé esta cueva, que recientemente remodelé a todo lujo. Mi bisabuelo la construyó justo antes de marcharse a Estados Unidos a trabajar. En realidad no emigró por su economía, ni era pobre, solo quería cambiar de vida y buscar nuevas oportunidades al otro lado del Atlántico", dice Romano.

La casa cueva, de 80 metros cuadrados, está situada en el lugar más pintoresco de Ponza, con vistas a dos piscinas marinas naturales protegidas por acantilados de granito blanco. Tiene acceso directo a las aguas tropicales.

En la sala de estar hay un viejo pozo utilizado en el pasado como cisterna para captar el agua de lluvia, que Romano sigue aprovechando cuando hay poca agua corriente en verano.

ponza italia

Ponza pasa de estar "muerta" en invierno a abarrotarse en verano. Crédito: Image Professionals GmbH/Alamy Stock Photo

Este año remodeló la fachada de la cueva y plantó un pequeño huerto de berenjenas y calabacines, con los que elabora recetas locales.

A diferencia de su madre, Romano, que trabaja en el sector turístico de Ponza, no siente nostalgia del estilo de vida estadounidense.

"En Florida vivía en el barrio italiano. Los estadounidenses son extremadamente amables, siempre saludan, pero cuando vives en una metrópolis con toneladas de gente y no conoces a muchos, te encuentras realmente sola y más aislada que en una isla", afirma.

brigida avellino italia ponza

Brigida Avellino echa de menos Nueva York. Crédito: Loredana Romano

En su opinión, los estadounidenses solo viven para trabajar. No tienen tiempo de ir al supermercado a comprar alimentos frescos ni de pasar tiempo de calidad con amigos y familiares. No cocinan y prefieren comer fuera, dice.

Ponza, en cambio, es una isla pequeña, lo que hace que Romano se sienta más segura. Los vecinos se cuidan unos a otros y comparten penas y alegrías.

"Aquí, cuando hay una buena noticia, como una boda o un nacimiento, todo el vecindario hace fiesta, somos una gran familia. Cuando hay un funeral, todos estamos tristes".

Ver artículo completo