La atracción más famosa de Australia cumple 50 años

hace 4 meses 113
La Ópera de Sídney se inundó de luz y color 0:21

(CNN) -- Decir que la Ópera de Sídney es un icono muy conocido de Australia es como decir que el Amazonas es un arroyo.

Al edificio, que cumplirá 50 años el 20 de octubre, la firma financiera mundial Deloitte le ha otorgado un valor cultural de US$ 11.400 millones.

Claro, los excelentes bienes raíces frente al mar de Sídney valen mucho, pero el valor real, según Deloitte, es la forma en que simboliza a Australia en todo el mundo, convirtiéndose en uno de esos edificios, como la Torre Eiffel y el Empire State Building, que pueden ser reconocido sólo por su silueta.

Inaugurada el 20 de octubre de 1973 por la difunta reina Isabel II, la Ópera recibe ahora a más de un millón de visitantes cada año.

El arquitecto danés Jorn Utzon ganó el concurso para diseñar la Ópera en 1957. Posteriormente ganaría el Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura.

Una rica historia

Hay mucho más en la Ópera que, bueno, ópera.

"Creo que existe una gran idea errónea de que somos artes clásicas", dice Jade McKellar, directora de atención al cliente de la Ópera de Sídney.

“También tenemos música contemporánea. Tenemos un gran programa de charlas, donde hemos tenido oradores locales e internacionales que lo llevaron a nuestros escenarios. Contamos con programación infantil. Cada vez que vengas a la Ópera, habrá algo que le interesará a alguien”.

Cuando la UNESCO añadió la Ópera a su lista del Patrimonio Mundial en 2007, los elogios fueron eufóricos.

"La Ópera de Sídney constituye una obra maestra de la arquitectura del siglo XX", escribió la UNESCO en su designación.

El documento citaba el “diseño y construcción incomparables” del edificio y lo llamaba “un experimento audaz y visionario”.

Una mirada al trabajo en progreso en la Ópera de Sídney en 1969. (Crédito: Golding/Fairfax Media/Getty Images)

Los próximos 50 años

Todos estos elogios pueden resultar intimidantes para un visitante. Pero McKellar dice que la Ópera lleva años intentando abrir su oferta a una audiencia lo más amplia posible.

Eso significa poner la programación de la Ópera en línea para que más personas la vean, por ejemplo. Pero también significa ofrecer recorridos por la Ópera en una variedad de idiomas, desde español hasta coreano, para servir mejor al público internacional, y significa tener personal y programación dedicados a resaltar a la comunidad de las Primeras Naciones.

Antes de que existieran Sídney o la Ópera, este terreno fue llamado Tubowgule por los nativos Gadigal.

El elegante restaurante de la Ópera, Bennelong, recibe su nombre de la palabra Gadigal que designa la zona del puerto de Sídney, y la artista aborigen Megan Cope realizó una obra de arte específica del lugar, "Whispers", con postes y conchas de ostras para las celebraciones del 50 aniversario.

La Ópera se encuentra en el barrio de moda conocido como The Rocks, cerca del Real Jardín Botánico, el Puente del Puerto de Sídney y más. (Crédito: Bob Henry/UCG/Universal Images Group/Getty Images)

En última instancia, dice McKellar, el objetivo de la Ópera es ser una “casa del pueblo”, donde todos los australianos sean bienvenidos.

Si bien muchos turistas visitan la Ópera para asistir a espectáculos, comer en uno de los restaurantes dentro del edificio o simplemente realizar una visita guiada, el equipo detrás de la casa también quiere que los habitantes locales de Sídney sientan que pueden pasar por allí en cualquier momento.

McKellar, nativa de Sídney, dice que su espíritu refleja en gran medida su propia experiencia. Lo visitó por primera vez cuando era niña, actuando en una producción coral de “El flautista de Hamelin”. De adulta, invitó a colegas de fuera de la ciudad al Opera Bar a tomar unas copas y, finalmente, incluso se casó allí, en uno de los salones para eventos del edificio.

Para muchos, las atracciones turísticas como la ópera son destinos únicos en la vida. Pero si hubiera un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en su vecindario, ¿iría más a menudo?

Según datos de la Ópera, el 42% de las personas que compraron una entrada para un evento o programa en 2022 lo hicieron por primera vez.

Además, los espectadores consumieron 790.000 horas de contenido de la Ópera en YouTube.

Para McKellar y su equipo, esas cifras apuntan al hecho de que la Ópera es más que un simple edificio: es un centro comunitario.

“Queremos que todos piensen: '¿Qué voy a hacer este fin de semana? Voy a ir a la ópera porque hay algo para mí. Siento que soy bienvenido allí. Me veo ahí. Me siento a salvo'".

Ver artículo completo