Joselu: “El gol siempre lo voy a tener, es un don”

hace 1 año 54

Joselu Mato salió del Castilla en 2012 rumbo al Hoffenheim después de ser, con Álvaro Morata, el máximo goleador de aquella última camada de canteranos blancos que consiguió el ascenso a Segunda. Joselu emprendió entonces una carrera que le ha llevado a 10 equipos en tres países (Alemania, Inglaterra y España) y durante la que no había pisado la selección. Mientras, Morata jugaba en el Real Madrid, la Juventus, el Chelsea y el Atlético. Y acumulaba 61 internacionalidades que le han llevado en esta nueva etapa de Luis de la Fuente como seleccionador a recibir como capitán a su viejo amigo Joselu, ahora en el Espanyol, novato tardío que cumplirá 33 años el lunes, entre el partido contra Noruega del sábado (20.45, La1) y el del martes en Glasgow contra Escocia (20.45, La1).

“Al final, nos juntan a todos otra vez”, dice en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas de sus antiguos compadres del Castilla: Morata, Nacho y Carvajal. “Aquel grupo mantenemos muchos la relación. Es una alegría inmensa estar aquí con ellos otra vez y compartir el vestuario”.

Pregunta. ¿Cómo fueron los días desde que supo que estaba en la prelista?

Respuesta. El club me informó dos semanas antes. Y como nadie me había dicho nada, yo hablaba con Carva y le preguntaba: “¿A ti te han dicho algo?”. Y él: “No, no, yo me entero cuando sale la lista”.

P. ¿Y la mañana que daban la lista a las 11.30?

R. Entrenábamos por la tarde y mi mujer y yo estábamos pendientes de la lista, en casa con nuestro hijo pequeño. Y no llegaba la hora, no llegaba la hora... Me tuve que ir con el perro a dar un paseo porque no llegaba la hora.

P. ¿Le tocaba paseo o usted estaba nervioso?

R. Tenía ganas ya de que llegasen a las 11.30 y me fui a dar un paseo con el perro para que pasase el tiempo. Y cuando llegó el momento... Nos habían dicho que la lista se iba a dar en la página de la federación, pero no cargaba… Se quedó pillada, se cayó... Y digo: “¿Ahora qué?”. Si voy, no puedo enterarme por que alguien me manda un mensaje... Me gustaría verlo en directo. Y me dio por entrar en Twitter. Y vi un vídeo que publicaron, y le di para delante, hasta los delanteros. Y vi que estaba mi nombre, y ya no vi ni quién estaba convocado hasta 10 o 15 minutos después, que ya estaba un poco más tranquilo. Fue muy emocionante, porque siempre tienes esa pequeña esperanza de poder estar...

P. Pasaban los años y usted siempre decía en público que no descartaba ir a la selección.

R. Este es mi cuarto año consecutivo jugando en la Liga española, y todos los años haciendo goles. La esperanza siempre la tienes, y más cuando eres delantero, que si haces goles siempre es importante para poder estar aquí. Me ha llegado en este momento y estoy súper contento y súper orgulloso, porque seguramente el trabajo de los últimos años y el de ahora es lo que me ha dado la oportunidad de estar aquí.

P. De la Fuente ha llamado a los tres máximos goleadores españoles de la Liga: Borja Iglesias, Iago Aspas y usted, con 12 cada uno. No siempre ha sido así últimamente. ¿Qué le sugiere?

R. Eso es bueno. Y es bonito, porque no sabes cómo se te puede plantear el partido contra Noruega, por ejemplo. Necesitas tener gol en el campo. Y si te pones por detrás en el marcador, creo que tener a la gente que más gol ve en la Liga es muy bueno, porque el fútbol se basa en meter goles.

P. ¿Recuerda el Marruecos-España (0-0) del Mundial?

R. Sí, lo vi. También vi que Holanda ha jugado de una manera, y contra Argentina metió a dos delanteros grandes. Y era cuando no se jugaba con un tipo de delantero así. Luego se volvía a decir que había que jugar así. Al final, es tener el recurso de un jugador diferente, o un jugador que domine el juego aéreo y que se pueda meter un balón largo ahí, y ganar una segunda jugada.

P. Con 32 años, está en sus mejores registros goleadores. ¿Tiene que ver con la madurez y el efecto en la lectura del juego?

R. Haber estado en el extranjero me ha dado esa madurez, y ese aprendizaje, esa manera de ver los partidos y de analizarlos. Y sobre todo, hacer de otra manera los esfuerzos, estar donde tienes que estar. Con 25 o 26 años, intentas ir a todo y no te da. Y al final vas aprendiendo para estar colocado a la hora de ver una finalización, un rechace o cualquier cosa. Eso sí que te lo va dando el tiempo. Y físicamente me encuentro mejor ahora que cuando tenía 25 o 26 años. Cambias muchos hábitos, la alimentación, el descanso...

P. Suele decir que se hizo el futbolista que es en Alemania. ¿Qué pasó allí?

R. Cuando salgo del Castilla, pesaba 74 kilos. Era un chico muy delgadito, muy espigado. Llego a Alemania y el nivel físico era mucho mayor. Y lo primero que me dijeron es que tenía que coger peso, ir al gimnasio y todo eso. Al cabo de los meses fui cogiendo masa muscular y me empecé a convertir en el jugador que más o menos soy. Fue el cambio de chip: de estar en el Madrid, y ver que todo es muy bonito, que juegas al pie, que te la pasan los mejores, a dar ese salto y jugar en un club de primera división, que necesitas bregar con los centrales, pegarte con ellos. Es otro tipo de fútbol. Allí fue donde mi cabeza hizo el clic.

P. Después de jugar contra el Madrid, Borja Iglesias dijo que había disfrutado la batalla cuerpo a cuerpo con Militão. ¿Lo entiende?

R. Eso lo vivo todos los días. Por el tipo de futbolista que soy, que voy mucho al choque, me gusta disputar con ellos. Es un duelo al que le vas cogiendo el gusto. Pero lo que pasa es que luego te cuesta dos días recuperar, porque tienes muchos golpes. Es una batalla mental. Vas con el central, luego vas cambiando y te metes entre el central y el lateral, luego te peleas con el otro central... Y cuando te vas viendo ganador, te vas viniendo arriba y vas viendo que las opciones de ataque son mejores. Y cuando haces gol, ya es una sensación de liberación. Y crees que la batalla de todo el partido ha valido la pena.

P. ¿Cómo lleva las rachas de sequía?

R. Creo que es algo que tienes que asimilar, porque no conozco ningún jugador que meta gol todos los días. Incluso Haaland, o este tipo de gente, hay veces que no, que no se puede. Lo que tienes que hacer es seguir confiando en ti y seguir confiando en las cosas que haces, porque si has hecho goles siempre… Tuve un entrenador que me decía: “Has hecho goles siempre y los seguirás haciendo”. Yo pienso que el gol siempre lo voy a tener. Cuando un delantero tiene gol, es un don. Aunque estés varios partidos sin marcar, cuando pilles otra, la vas a meter.

P. ¿Cómo es ser novato con 32 años?

R. Es raro, porque has pasado por muchísimas experiencias y hay gente en la convocatoria que tiene 18 años y que está empezando. Pero también es un reto. Da igual la edad que tenga. Estoy disfrutando de la experiencia como si tuviese 18, igual que ellos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Ver artículo completo