Este espeluznante avión quedó abandonado al fondo del mar Rojo

hace 2 meses 71

(CNN) -- Encontrarse con esta forma inesperada en el fondo del mar es suficiente para quedarse sin aliento, así que es buena idea tener un tanque lleno de aire atado a tu espalda.

El respetado y antiguo avión Lockheed Martin L1011 Tristar, con sus tres motores montados en las alas y en la aleta de cola, sería un espectáculo digno de contemplar en el aire o en tierra, así como en las profundidades bajo la superficie del mar Rojo, entre los peces y el coral.

El jet abandonado, hundido en 2019 para crear un arrecife artificial que favorezca la vida marina, ha sido fotografiado por el fotógrafo submarino estadounidense Brett Holzer en una serie de imágenes que captan el inquietante espectáculo creado por este avión acuático.

avion mar rojo

El trimotor Lockheed Martin Tristar voló para las aerolíneas comerciales en los años 80 y 90. Crédito: Brett Hoelzer/Centro de Buceo Deep Blue

Según Holzer, el avión se ha convertido en un refugio para los exploradores de naufragios y los fotógrafos submarinos.

Se registró por primera vez en la década de 1980 y estuvo en servicio para varias aerolíneas, entre ellas, según Planespotters.net, Royal Jordanian, la portuguesa TAP Air y la sueca Novair, antes de que, tras un último paso por Luzair, otra aerolínea portuguesa, fuera abandonado a principios de la década de 2000.

Después de estar aparentemente olvidado durante años en el aeropuerto internacional Rey Hussein, cerca de las orillas del mar Rojo, el avión fue hundido en el Golfo de Aqaba, en Jordania, con el objetivo de fomentar el turismo de buceo y el crecimiento de los corales, según la agencia de noticias jordana Petra.

Holzer afirma que se encuentra a una profundidad de entre 15 y 28 metros, con la cola del avión en el extremo más profundo.

"La cabina del piloto es la parte menos profunda del hundimiento y está orientada hacia la playa a unos 13 metros", dijo Holzer a CNN Arabic.

Flotando en un avión

restos avión mar rojo

Los buzos pueden explorar la cabina de mando y la cabina de pasajeros. Crédito:Brett Hoelzer/Centro de Buceo Deep Blue

Los buzos profesionales pueden entrar al avión a través de dos puertas situadas detrás de la cabina.

En el interior del fuselaje del Tristar se retiraron los asientos de la fila central para permitir un mejor acceso a los buzos, pero por lo demás el avión está sorprendentemente bien conservado.

"Los buzos pueden ir a la parte trasera hasta las dos últimas puertas de salida, que están a una profundidad de 28 metros", dice Holzer. "O pueden salir por las puertas del medio, que están a una profundidad de unos 20 metros".

La cabina, las filas de asientos de ambos lados, los sanitarios y las cocinas siguen en su sitio, lo que permite a los buzos flotar alrededor de un avión comercial prácticamente intacto, dice el fotógrafo.

Después de tres años en el agua, las alas del avión albergan ahora numerosos corales blandos. El fuselaje está rodeado de enormes esponjas pobladas por una gran variedad de vida marina.

"No es raro encontrar pulpos alimentándose cerca de las cabezas de los corales", dice Holzer. También se pueden ver peces globo.

La verdadera emoción, dice, es la singularidad de explorar un avión de pasajeros en el fondo del mar.

"Esta aventura ofrece una experiencia de buceo realista dentro de un avión comercial de verdad", dice Holzer.
Sus fotos subacuáticas han sido un éxito en Instagram, y algunos de sus seguidores planean ahora sus propias visitas al Golfo de Aqaba para ver el pecio.

Sin embargo, Holzer subraya que esta aventura puede no ser para todo el mundo.

Debido a su profundidad, dice, los buzos tendrán que ser profesionales plenamente cualificados. También recomienda reservar con anticipación, ya que la visita requiere un barco.

Ver artículo completo