Esta pareja viaja por EE.UU. en una caravana Airstream con una cabra

hace 2 meses 70

(CNN) -- Con al menos 25 estados y 80.000 kilómetros a sus espaldas, Frankie puede ser la cabra que más ha viajado en Estados Unidos.


Este animal doméstico, cruce de cabra pigmea y enana nigeriana, pasa varios meses al año viajando por todo el país en una Airstream con sus devotos dueños, Cate Battles y su marido Chad, casados desde hace una década.

"No sabíamos qué tal se le daría viajar", cuenta Cate a CNN Travel. "Pero lo aceptó enseguida. Frankie es una gran compañera de viaje".

A lo largo de los años, han viajado juntos a lugares como los desiertos del suroeste, el Medio Oeste, Montana, Wyoming e Idaho, acumulando más de 20.000 seguidores de Instagram en el proceso.

El "bebé" a bordo

cabra frankie

La cabra Frankie pasa varios meses al año viajando por Estados Unidos en una caravana Airstream con sus dueños, Cate y Chad Battles. Crédito: Cate Battles/Argosy Odyssey

"Tiene seguidores en todos los continentes menos en uno", añade Cate. "Tengo que encontrar a alguien en la Antártida que esté interesado en seguir a Frankie".

Entonces, ¿cómo acabó esta pareja, que antes tenían un bar juntos, con una cabra como compañera de viaje?

Cate explica que llevaba años deseando tener una cabra como mascota y que se alegró mucho cuando una amiga la llevó a una granja de Tennessee y le regaló a Frankie.

La llevaron a su casa de Asheville, Carolina del Norte, donde vivían con los hijos de Chad, y Frankie se convirtió rápidamente en parte de la familia.

Pero para el año siguiente, los Battles habían vendido su bar, todos los hijos se habían mudado y miraban hacia el futuro.

"Estábamos pensando en cómo sería el siguiente capítulo de nuestra vida, ya que teníamos el nido vacío", dice Cate. "Así que decidimos que elegiríamos una ciudad y un estado nuevos y viajaríamos un poco".

Aunque antes habían viajado juntos, "nunca habíamos hecho lo de la caravana" y tenían ganas de probar.

En 2016, compraron una Airstream Argosy de 1976 de segunda mano, se mudaron de casa y empezaron a renovar el vehículo juntos.

"Era básicamente una cáscara", dice Cate. "No había paredes. Creo que en algún momento encontramos un pájaro momificado en la instalación".

Mientras Chad, que tiene una empresa de limpieza y mantenimiento, completó todo el trabajo de renovación él mismo, Cate, escritora y artista, "hizo el trabajo de pintura".

Compañeros de viaje

cabra frankie

Los Battles dicen que sus viajes giran en torno a Frankie, pero no lo harían de otra manera. Crédito: Cate Battles/Argosy Odyssey

El colorido diseño se basa en "This Land is Your Land", del cantante folk estadounidense Woody Guthrie, y muestra lugares como las secuoyas, a las que se hace referencia en la canción.

Como no estaban seguros de cómo se tomaría Frankie la vida en la carretera, decidieron dejarla con un amigo durante ese primer viaje, y se marcharon durante seis meses con el objetivo de elegir el lugar en el que sería su base.

"Lo redujimos a seis estados y luego a tres ciudades y al final nos decidimos por Grant's Path, en el sur de Oregon", añade Cate.

Al año siguiente, vendieron su casa y decidieron conducir del este a la costa oeste de Estados Unidos, esta vez con Frankie de acompañante.

Aunque ya la habían llevado de acampada por el oeste de Carolina del Norte, nunca había hecho un viaje largo y no sabían qué esperar.

Sin embargo, a los Battles les encantó ver que Frankie parecía disfrutar de la experiencia.

"Se divirtió mucho", añade Cate. "Todos los días salíamos de excursión".

En los años transcurridos desde aquel primer viaje, la pareja se ha llevado a Frankie de viaje por periodos tan largos como seis meses y tan cortos como dos semanas.

Su cocker spaniel Maggie, que falleció en 2019, también estuvo con ellos en sus primeras aventuras.

A los Battles les encanta particularmente visitar el desierto, porque es "muy, muy amigable para las mascotas" debido a la cantidad de tierras públicas.

"Eres libre de vagar", añade Cate. "Así que hacemos mucho de eso. Nos encanta el noroeste del Pacífico. Nos encantan los bosques frondosos y las cascadas".

Según Cate, a Frankie le gusta especialmente la costa de Oregon por todas las "rocas divertidas en las que saltar", y es una gran aficionada a los cañones de ranura.

Sin embargo, viajar con un animal de compañía, sobre todo una cabra, conlleva sus dificultades, y tienen que dedicar mucho tiempo a buscar lugares que admitan mascotas, sobre todo restaurantes, bares y rutas de senderismo, para asegurarse de que Frankie tenga todo lo necesario.

"Desde luego, no tienes la libertad que tendrías viajando sin mascotas", admite Cate, antes de describir cómo de vez en cuando se separan y "se turnan" para visitar zonas que no admiten cabras.

"Los parques nacionales de EE.UU. no suelen admitir mascotas cuando se trata de rutas de senderismo", añade. "Así que hacemos una pequeña excursión y vemos todo lo más destacado en solitario".

Una vez que cada uno termina el sendero por separado, se reúnen y se dirigen a un tramo de terreno público para hacer una excursión por la tarde "juntos como una familia".

En libertad

cabra

Frankie pasea durante una visita en 2020 a las Salinas de Bonneville, en Utah. Crédito: Cate Battles/Argosy Odyssey

Cate subraya que siempre "intentan ser buenos guardianes de la tierra", siguiendo la normativa y evitando las zonas en las que las cabras están prohibidas, sobre todo cuando viajan por zonas del país con borregos cimarrones y cabras montesas en libertad.

"Es muy importante mantenerlas separadas de las cabras domésticas para que no propaguen enfermedades", explica.
"Hay lugares prohibidos para el ganado y los animales de carga. Así que tenemos que investigar mucho".

Afortunadamente, en ocasiones consiguen un permiso especial para recorrer algunos senderos con Frankie llamando con anticipación y hablando con el superintendente del parque.

Tener a Frankie con ellos también significa que suelen hacer más paradas mientras conducen entre ciudades y estados.

"Las cabras suelen comer todo el día", señala Cate. Así que conducimos un par de horas y luego nos bajamos para ir al baño, [ella] come algunos arbustos de zarzamora, heno o hierba y luego continuamos".

"Es muy fácil viajar con ella. Desde que era pequeña, la entrenamos bastante bien para ir al baño. Así que eso también siempre está bien".

Aunque Frankie suele comer "comida normal de cabra", Cate admite que está "increíblemente mimada" y a menudo recibe atenciones especiales.

"Le cortamos un plátano para desayunar todas las mañanas", dice. "Le encanta".

Aunque su cuenta en las redes sociales lleva activa desde 2006, la popularidad de Frankie se disparó cuando los Battles aparecieron el año pasado en la serie de televisión de Discovery "The Bond", centrada en la relación entre humanos y animales.

"Hemos recorrido todo el país y nos cruzamos con alguien en un sendero y nos dice: '¿Es Frankie?". recuerda Cate. "Es muy, muy divertido".

Disfrutó especialmente teniendo la oportunidad de hablar con otros propietarios de cabras para "hablar de cabras", mientras aparecía en el programa.

"Las cabras son una familia", dice Cate. "Son unas maestras increíbles. Así que sin duda estrechamos lazos".

Vivir en una caravana

cabra frankie

Cate admite que Frankie está "increíblemente mimada" y que todas las mañanas le dan un plátano rebanado para desayunar. Crédito: Cate Battles/Argosy Odyssey

Aunque Frankie pasa la mayor parte del tiempo con sus dueños, también tiene "montones de amigos caprinos". De hecho, Cate le organiza a menudo citas locales para jugar.

"Incluso cuando viajamos y hacemos largos viajes por carretera, organizo citas para que juegue con las cabras por el camino", dice. "Queremos asegurarnos de que también interactúe con los de su especie. Aunque ella piense que es más humana que cabra".

En su último viaje, atravesaron el país desde Oregon hasta California, Nevada, Arizona, siguiendo la Ruta 66 a través de Nuevo México hasta Oklahoma.

Desde allí, se dirigieron a Tennessee, y luego por Carolina del Norte, Kentucky, Ohio, Indiana, Illinois, Iowa, Dakota del Sur y Wyoming antes de regresar al sur de Oregon.

Aunque les encantaría sacar a Frankie de EE.UU. y quizás visitar Canadá en algún momento, la estricta normativa para el transporte de animales los detiene.

"No vamos a ponerla en cuarentena ni nada parecido", dice Cate. "Así que definitivamente hay algunas barreras [para viajar con una cabra]".

"Pero este país es muy grande. Hay muchos lugares que explorar juntos".

Después de siete años viviendo a tiempo completo en una caravana Airstream, los Battles están muy comprometidos con este estilo de vida y no se imaginan volver a vivir en una casa.

"Cuando tienes una casa, ese es tu lugar", dice Cate. "Ves el mismo paisaje todos los días. No tienes muchas experiencias. Y pasas la mayor parte del tiempo dentro de casa. Creo que tener la Airstream te da la oportunidad de ver el país de una forma asequible".

"Viajar es una experiencia maravillosa que nos ha cambiado la vida", añade. Dice que últimamente han pasado mucho tiempo realizando tareas de mantenimiento en la caravana, lo cual conlleva mucha atención, y no han podido viajar tanto como de costumbre.

Sin embargo, tienen ganas de volver a salir y planean dirigirse a Arizona y al sur de California antes de cruzar a Baja California, México.

Recientemente han adquirido un nuevo compañero, un canino llamado Corndog, y dicen que tanto él como Frankie están disfrutando de tener algo más de compañía.

Aunque Frankie se ha adaptado bien a vivir en la Airstream y a los Battles les encanta viajar con ella, son conscientes de que las cosas podrían haber salido de otra manera, y subrayan que no se lo recomendarían necesariamente a otros propietarios de cabras.

"Teníamos a Frankie mucho antes de saber que íbamos a vivir este tipo de estilo de vida", dice Cate, y añade que "no creen en realojar animales".

"Cuando tienes un animal, son compañeros para toda la vida. Así que sabíamos que íbamos a tener que hacer que funcionara. Y acabó funcionando muy, muy bien. Le gusta explorar el mundo con nosotros. Disfruta tanto como nosotros".

Ver artículo completo