En un rincón remoto de Asia, una de las ciudades más antiguas del mundo sigue maravillando a los visitantes

hace 3 meses 64

(CNN) -- Samarcanda. Es un nombre fácil de pronunciar y evoca imágenes de aventura, exploración y misterios lejanos.

Fundada alrededor del año 700 a.C., es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo, lugar de encuentro de culturas y centro de aprendizaje y comercio, especialmente durante el apogeo de la antigua Ruta de la Seda, que pasaba por la ciudad.

Se ha escrito mucho sobre esta joya del sureste de Uzbekistán, pero un poema del novelista y poeta británico James Elroy Flecker (1884-1915) quizá sea el que mejor la resume: "Por el ansia de saber lo que no debe saberse, tomamos la Ruta Dorada a Samarcanda".

Con sus variados monumentos, que incluyen impresionantes mezquitas, mausoleos y madrazas, es sin duda la joya del tríptico de ciudades históricas de Uzbekistán, a menudo mencionada al unísono con Jiva y Bujara, otras dos paradas clave de la Ruta de la Seda, famosas por su arquitectura de la Edad Media.

Este es un breve resumen de lo que ofrece Samarcanda. Si es posible, resérvate al menos tres días para sacar el máximo partido a tu visita.

Hitos históricos

Samarkand Uzbekistan

Bibi Khanum de Samarcanda es una de las mezquitas más grandes de Asia Central. Crédito: monticello/imageBROKER/Shutterstock

La primera parada en cualquier itinerario por Samarcanda debe ser la plaza de Registán, probablemente el lugar más fotografiado de todo Uzbekistán.

Las tres madrazas de la plaza, llamadas Madraza Ulugbek, Madraza Sher Dor y Madraza Tilla-Kari, se construyeron entre los siglos XV y XVII. Estas escuelas islámicas encapsulan a la perfección lo que fue la antigua Ruta de la Seda, con sus centros de aprendizaje y comercio.

Aunque la plaza del Registán sea el lugar más conocido de Samarcanda, el Shah-i-Zinda es, sin duda, el más impresionante. Esta necrópolis cuenta con una colección de mausoleos que se exhiben en un derroche de azulejos turquesa, cúpulas e increíbles interiores, todos ellos del siglo XIV.

Y luego están los numerosos lugares relacionados con Temur, un célebre gobernante del siglo XIV cuyo nombre está siempre presente en Uzbekistán.

Uno de los más famosos es su última morada, el Gur-e-Amir, o Mausoleo del Emir Temur de Samarcanda, una celebración de su vida en oro y turquesa. Se terminó en 1404 y Timur fue enterrado allí tras su muerte en 1405.

mausoleo amir temur

Muchos lugares de Samarcanda están relacionados con Temur, el célebre gobernante del siglo XIV. Uno de los más famosos es su última morada, el Gur-e-Amir de Samarcanda, o Mausoleo del Emir Temur. Crédito: Mlenny/iStockphoto/Getty Images

Mientras tanto, la leyenda cuenta que la mezquita Bibi Khanum de Samarcanda fue encargada por la esposa favorita de Timur en honor a su regreso a casa tras un largo viaje de asedios. Hoy sigue siendo una de las mezquitas más grandes de Asia Central y puede acoger a unos 10.000 fieles.

Y luego está el nieto de Timur, Ulug Bheg. Fue sultán, pero también un científico apasionado por las matemáticas y la astronomía. Su trabajo se conmemora en el histórico Observatorio de Ulug Bheg, construido en la década de 1420 en una colina que se eleva sobre Samarcanda. En la actualidad, exhibe las mediciones históricas de la trayectoria del Sol a lo largo de un año, que difieren en apenas un minuto de las mediciones actuales.

Al noreste de la ciudad se encuentra el mausoleo de San Daniel, profeta del Antiguo Testamento. La ubicación exacta de sus restos es objeto de debate, ya que numerosos países afirman poseerlos. Según la leyenda local, el Mausoleo de San Daniel de Samarcanda contiene una colección de reliquias del profeta que sigue creciendo con el tiempo, lo que ha obligado a ampliar repetidamente el sarcófago hasta su longitud actual: 18 metros.

Qué comer

plov uzbekistán

El plov, platillo nacional de Uzbekistán, se presenta en muchas formas. Crédito: Tanatat pongphibool/Moment RF/Getty Images

La cocina uzbeka es tan variada como el paisaje del país, y Samarcanda no es una excepción.

El plato nacional es el plov, básicamente pilaf o pilau. Este platillo de arroz puede prepararse con una gran variedad de ingredientes, como zanahorias, ternera, pasas y cebollas. Cada familia de cada región tiene su propia receta de plov, y basta con ir probándolas para encontrar la perfecta.

La mayoría de las comidas se acompañan de obi non, un tipo de pan recién hecho en un horno de barro, estampado y decorado con una herramienta puntiaguda que se puede comprar en cualquier puesto de souvenirs.

obi non uzbekistan

El obi non es un estilo de pan que se hace en un horno de barro, luego se estampa y se decora. Crédito: rchphoto/iStockphoto/Getty Images

Si lo que buscas son opciones más saludables, tienes que probar el achichuk, una ensalada de tomate con cebolla y un toque de chile, u opta por el manti, que son bolas de masa rellenas de calabaza o espinacas.

También hay samsa, tipo de samosas rellenas de carne, y las omnipresentes shashlik, brochetas de varios tipos de carne. Si tienes antojo de fideos, el lagman es otro platillo típico que merece la pena probar.

En cuanto a las delicias locales, que quizá no gusten a todo el mundo, está el kurt. Estas bolitas blancas y duras se encuentran en platillos para picar y en los mercados. Son bocaditos de queso seco, elaborados con leche agria y fermentada de animales de la zona. Cuenta la leyenda que eran populares entre los viajeros de la época de la Ruta de la Seda.

kurt uzbekistan

Estos bocadillos de queso seco se elaboran con leche agria fermentada de animales locales. Crédito: Eric Phan Kim/Moment RF/Getty Images

Dónde comerlo

bazar uzbekistán

El animado bazar Siab de Samarcanda ofrece tiendas y comida local. Crédito: Raimund Franken/ullstein bild/Getty Images

Uno de los mejores restaurantes de comida tradicional uzbeka es Platan. Con grandes raciones, vino y una decoración encantadora, es el lugar perfecto para una cena memorable en Samarcanda.

Si busca un lugar accesible y divertido donde reponer fuerzas mientras hace turismo, diríjase al bazar Siab. Aquí, los viajeros encontrarán muchos platillos clásicos uzbekos, como obi non caliente, samsa, shashlik y kurt. Todos a buen precio y frescos.

Ninguna visita a Uzbekistán estaría completa sin disfrutar de su ancestral tradición del té. Las teteras se comparten en todas las ocasiones. Mientras las generaciones más jóvenes adoptan la moda del café para llevar, los lugareños de más edad siguen disfrutando de una tetera con la comida.

Las chaykhanas tradicionales de Uzbekistán, o casas de té, son cada vez más escasas, pero la casa de té Bibikhanum de Samarcanda ofrece una experiencia auténtica.

Dónde alojarse

Samarcanda lleva milenios acogiendo a visitantes internacionales y ofrece una amplia gama de alojamientos.
Hay algunas cadenas internacionales, como el Hilton y el Regency, pero suelen estar en la parte nueva de la ciudad, lejos de los lugares de interés histórico. Lo mejor es optar por un hotel boutique cerca de la plaza del Registán, ya que la mayoría de los principales lugares de interés están a poca distancia a pie.

El hotel Bibikhanum está a pocos pasos de la mezquita Bibi Khanum y del bazar Siab. Presenta la artesanía tradicional y el estilo arquitectónico de la región; las habitaciones son básicas pero con todas las comodidades.

Por su parte, Kosh Havuz es un moderno hotel boutique, a poca distancia de Bibi Khanum, el palacio de Registan y Shah-i-Zinda, y cuenta con habitaciones espaciosas, cuartos de baño aún más amplios y un restaurante en la azotea.

Y, por último, L'Argamak, un confortable hotel con un pequeño patio ajardinado, está a pocos pasos del mausoleo de Amir Temur.

Cómo desplazarse

Si te hospedas en la parte antigua de la ciudad, caminar es la mejor opción, ya que hay muchas callejuelas para explorar y recorrer.

Para distancias más largas, como la estación de tren, el aeropuerto o lugares de interés como el Observatorio de Ulug Bheg, los taxis son baratos y fáciles de tomar. Hay que negociar antes de subir, ya que muchos taxis no tienen taxímetro, aunque las tarifas suelen ser justas y baratas. Eso sí, asegúrate de llevar efectivo en la moneda local.

Para excursiones más largas, como a Shakhrisabz, la mejor opción es contratar un conductor y guía privados.

Cómo llegar

El aeropuerto internacional más grande de Uzbekistán está en la capital, Tashkent. Desde allí, se puede coger un vuelo de Uzbekistan Airways a Samarcanda o un tren.

En cuanto a la conexión ferroviaria, hay varias opciones de distintas velocidades. La más rápida es el Afrosiyob Express, que lleva a los viajeros a Samarcanda en unas dos horas, un poco más lento que el vuelo.

Los asientos del tren pueden reservarse en línea, pero se llenan rápido, así que hay que hacerlo con tiempo.

Ver artículo completo