Ella compró un pasaje de avión temiendo que fuera una estafa. Su futuro esposo estaba abordo del vuelo

hace 3 meses 63
martina leslie johnson pareja viaje londres Los estadounidenses Martina Jones y Leslie Johnson se conocieron en el mismo vuelo a Nairobi, Kenya en 2014. Crédito: Martina Johnson y Leslie Johnson

(CNN) -- El vuelo parecía demasiado bueno para ser verdad.

Cuando Martina Jones recibió el mensaje con los detalles, los analizó durante varios minutos.

Era un vuelo de ida y vuelta desde la ciudad de Washington o Nueva York a Nairobi, Kenya, por US$ 279.

"Por supuesto, era una oferta estupenda, quería aprovecharla", cuenta Martina ahora a CNN Travel.

"Pero también era muy raro, pensé que podría ser una estafa".

Era noviembre de 2014, el día después del cumpleaños número 29 de Martina. El vuelo estaba programado para el siguiente mes de marzo. Tras estudiar las opciones e investigar un poco, Martina decidió comprar el pasaje. Luego envió la oferta a sus chats de grupo y animó a más amigos a que se apuntaran.

Martina se enamoró de los viajes cuando estudió en Londres. Después de terminar la universidad, enseñó inglés en Corea del Sur y viajó como mochilera por el sudeste asiático.

"Soy viajera hasta la médula", dice Martina. "Me llena de vida".

En 2014, con varios años en su trabajo de ventas en Nueva Jersey, Martina se sentía un poco desilusionada y aburrida por el empleo. Pero se mantenía motivada contando los días que faltaban para su próximo viaje.

Al otro lado del río Hudson, en Nueva York, Leslie Johnson, de 33 años, también recibió un mensaje de texto de un amigo con los detalles del vuelo a Nairobi.

Al igual que Martina, Leslie se mostró incrédulo: el precio parecía demasiado bueno para ser cierto. Y para conseguirlo, había que seguir una serie de enlaces aleatorios: realmente parecía una estafa.

Pero el amigo que le había enviado la oferta era un viajero experimentado. Encontraron los datos en un grupo de viajeros negros. Leslie, que "viajaba un poco por aquí y por allá, pero no demasiado, solo lo suficiente para conseguir uno o dos sellos en el pasaporte al año", confiaba en su juicio, así que decidió lanzarse a por ello.

Su correo electrónico de confirmación no llegó hasta un par de días después. Leslie pasó ese periodo de espera ligeramente convencido de que lo habían estafado.

Por fin llegaron los detalles.

"Entonces supe que era real", recuerda Leslie.

Llegó marzo. La primera parte del vuelo, de Estados Unidos a Ámsterdam, transcurrió sin incidentes. En Ámsterdam, Martina intentó modificar su reserva para poder sentarse con sus amigas: viajaba con otras cinco y todas estaban en la parte trasera del avión, mientras que ella estaba sentada sola en la parte delantera.

El agente de la puerta de embarque aconsejó a Martina que preguntara a sus compañeros si les importaría cambiar de asiento. Martina estaba estudiando para el GMAT, un examen de admisión a las escuelas de negocios, y pensó que podría aprovechar el largo vuelo para estudiar un poco.

Por casualidad, Leslie también se separó de su amigo en este tramo del vuelo. Y por casualidad, estaba sentado justo enfrente de Martina.

Martina le llamó inmediatamente la atención y le intrigó. También había estudiado para el GMAT en el pasado, así que una vez despegó el avión del aeropuerto de Schiphol, Leslie se armó de valor para hablar con Martina, utilizando el examen y el libro de texto como puerta de entrada.

A partir de ahí, la conversación no cesó.

"Hablamos durante todo el vuelo", dice Martina. "Tuvimos una conversación realmente buena".

Durante las horas que duró la charla, Martina permaneció sentada en su asiento mientras Leslie permanecía de rodillas en el suyo, mirándola. Había un asiento al lado de Martina, pero Leslie no quiso sobrepasar ningún límite autoinvitándose a sentarse allí.

Mientras el avión se dirigía hacia el sur, Leslie y Martina hablaron de trabajo, viajes, sus intereses y sus vidas, y se dieron cuenta de que vivían a siete minutos de distancia en automóvil, en orillas opuestas del río Hudson.

Hablaron de casi todos los temas importantes, pero evitaron el tema de sus respectivas relaciones.

"En mi cabeza pensaba: 'Si está soltero, vamos a salir'. Pero yo no sabía si estaba soltero", recuerda Martina.

Antes de aterrizar en Nairobi, Martina le pidió a Leslie su número de teléfono, pero en el contexto de una red de contactos. Leslie le había hablado de un amigo que trabajaba en producción televisiva y Martina estaba interesada en entrar en ese mundo.

"Y luego tomamos caminos distintos", dice.

Aunque no había ocurrido nada obviamente romántico, Martina desembarcó del avión con esa misma sensación de certeza: "Vamos a estar juntos".

Había algo en la forma en que se hablaban. Algo en la forma en que se miraban. Pero, sobre todo, era la tranquilidad que Martina sentía en su compañía.

Un par de amigas también se dieron cuenta de la conexión.

"Es guapo. Te vi", dijo una de ellas, dándole un codazo a Martina mientras bajaban del avión.

Reencuentro en un restaurante

martina leslie vuelo kenya

Martina y Leslie congeniaron enseguida cuando se conocieron en un avión. Aquí aparecen en una foto tiempo después en La Sagrada Familia de Barcelona. Crédito: Martina Johnson y Leslie Johnson

Durante la semana siguiente, Martina y Leslie disfrutaron de sus respectivas aventuras en Nairobi y sus alrededores. De vez en cuando pensaban el uno en el otro, pero sobre todo se centraban en disfrutar de sus viajes.

"Entonces, el último día, o su último día, yo me quedaba un día más, acabamos en el mismo restaurante", dice Martina.

Era una marisquería, la favorita de Martina, pero lejos de ser la primera opción de Leslie. Odia los mariscos y, cuando su amigo se lo propuso, pensó en rechazar la idea, pero luego decidió que no quería "ser esa persona".

Así que acabó, contra todo pronóstico, en un restaurante donde no podía comer casi nada del menú. Y entonces vio a Martina y se olvidó por completo de la comida.

Ella también lo vio. No se miraron a los ojos. En lugar de eso, ambos se lanzaban miradas furtivas cuando pensaban que el otro no estaba mirando.

"Estaba emocionada por verlo", dice Martina. "Pero también me lo tomaba con mucha calma".

Leslie se levantó varias veces y pasó por delante de la mesa de Martina, con la esperanza de que pudiera verlo y dirigirle la palabra.

"Fui al baño. No creí que me llamara la atención. Así que acabé volviendo como dos o tres veces más y seguía sin hacer ningún tipo de contacto visual con ella", dice.

Pero, casualmente, Leslie y Martina acabaron saliendo del restaurante al mismo tiempo.

El restaurante estaba en un hotel, así que acabaron juntos en el vestíbulo, ambos con sus amigos al lado, charlando un rato. Fue, dice Martina, "un poco incómodo".

Pero aun así se fue con el mismo pensamiento: "Si está soltero, vamos a tener un momento".

"Es raro, porque fue una sensación de hecho", dice Martina hoy. "No fue necesariamente como: 'Oh, acabo de conocer a este chico, ¡estoy tan emocionada! Era una sensación muy tranquila: 'Acabamos de tener una conversación estupenda. Parece una gran persona. Y si está soltero, ya está. Vamos a salir'".

Leslie estaba soltero. Justo antes de volar a Nairobi, había borrado las aplicaciones de citas que había estado utilizando de forma intermitente durante los últimos dos años.

"Vivo en Nueva York", pensó. "Es imposible que no pueda conocer a alguien en persona".

En viajes anteriores, había soñado despierto con conocer a alguien en la puerta de embarque, o subir al avión y llamar la atención de alguien. Pero nunca pensó que llegaría a suceder.

Y cuando ocurrió, fue algo natural.

"Todo parecía destinado a suceder o que sucedía por alguna razón", dice Leslie.

Unos días después, cuando Martina y Leslie ya estaban en casa, Martina le envió un mensaje.

"¿Cómo te va con el jet lag?", le escribió.

A partir de ahí, se enviaron mensajes durante uno o dos días, comparando lo que cada uno había hecho en Nairobi.

Entonces Leslie invitó a Martina a cenar.

Eligió un restaurante sudafricano en Midtown.

Martina vivía en las afueras de Nueva Jersey y normalmente podía llegar a Nueva York en 10 minutos. Pero ese día, el tráfico era terrible.

Con el tráfico parado, Martina se sentó al volante, temiendo que Leslie pensara que le había dejado plantado y se marchara. Le llamó para explicárselo y disculparse.

Leslie le dijo que no se preocupara. No se iba a ir a ninguna parte. Una hora y media más tarde llegó Martina.

"Cuando se acercó, recuerdo que pensé que era aún más linda de lo que recordaba", dice Leslie. "Cuando nos conocimos creo que tenía el pelo liso. Y en ese momento era muy rizado y yo pensaba: 'Oh, esto es muy lindo'".

leslie martina

La segunda cita de Leslie y Martina tuvo lugar en Nueva York. Crédito: DeRonn Kidd

Martina y Leslie volvieron rápidamente a la conversación fácil que habían disfrutado en el avión.

Y entonces, al final de la noche, se dieron cuenta de que ambos volaban al día siguiente desde el aeropuerto de Newark. Se acercaba el fin de semana de Pascua y ambos iban a visitar a sus familias: Martina volvía a Ohio y Leslie a Michigan.

"Así que al día siguiente quedamos en el aeropuerto antes de nuestro vuelo", cuenta Martina. "Siempre digo que nuestra segunda cita fue en el aeropuerto".

Durante los días siguientes, Martina y Leslie se enviaron mensajes de texto sin parar. Tres citas se convirtieron en cuatro, luego en cinco y rápidamente perdieron la cuenta.

"Estábamos constantemente en contacto", dice Leslie.

"Fue muy fácil", dice Martina. "No había zonas grises. Nos caíamos bien, salíamos y pasábamos tiempo juntos".

Más o menos un mes después, Leslie se fue a San Francisco en un viaje de trabajo y Martina lo acompañó durante parte del tiempo. Fue su primer viaje juntos, al que poco después siguió el segundo: un fin de semana con los amigos de Martina en una casa de la playa en Delaware.

Martina también estaba planeando su próxima gran aventura: un viaje a Costa Rica en noviembre, coincidiendo con que cumplía 30 años. Había invitado a sus amigas más íntimas a acompañarla. Apenas unas semanas después de conocer a Leslie, lo invitó a él también.

Aún faltaban meses para el viaje y la relación era nueva. Era un poco intimidante, pero Leslie intentó no preocuparse por ello. Sabía que quería que las cosas funcionaran, y quería estar allí.

"Soy de pensar demasiado", dice. "Y cuanto más pienso, más dejo de moverme. Me dije a mí mismo que no lo pensara demasiado".

Hubo un par de baches en el camino: hacia el verano, Martina se estaba frustrando ante las dudas de Leslie para ponerle nombre a la relación. La conversación llegó a un punto crítico en julio, unos tres meses después de empezar a salir.

Pero después de esta primera discusión, Martina y Leslie confirmaron que sí, que tenían una relación. Y sí, ambos querían ver qué pasaba después. Y sí, no podían esperar.

Viajes juntos

martina leslie viajes

Leslie y Martina congeniaron gracias a los viajes. Aquí se ven andando en bici en las Maldivas. Crédito: Martina Johnson y Leslie Johnson

Los viajes se convirtieron rápidamente en la piedra angular de la relación entre Leslie y Martina.

"Disfrutábamos mucho el uno del otro y viajábamos mucho", dice Leslie. "Así que fue genial para ambos tener a alguien con quien viajar".

Martina era la más aventurera de los dos, así que animó a Leslie a salir de su zona de confort.

La pareja se dio cuenta de que viajaban bien juntos, con buena "sinergia", como ellos dicen.

"En muchos sentidos, todo parecía funcionar, parecía la situación perfecta, la pareja perfecta para nosotros", dice Leslie.

Alrededor de un año y medio después de su encuentro en el avión, en diciembre de 2016, Leslie y Martina viajaron juntos a Londres. Era una ciudad que significaba mucho para ambos: Martina estudió allí, mientras que Leslie tiene familia en el Reino Unido.

Leslie pensó que Londres era el lugar perfecto para una propuesta de matrimonio. Leslie y Martina habían hablado de matrimonio y ambos lo veían como el siguiente paso, así que la proposición no sería una sorpresa, pero Leslie quería sorprender a Martina en el momento.

Recurrió a la ayuda de sus primos londinenses, preguntándoles si también podían convencer a algunos de sus amigos.

Leslie acordó que él y Martina pasarían por el Tower Bridge, un famoso monumento londinense, justo al caer la noche. Una vez allí, se les acercarían una serie de desconocidos aparentemente al azar, que en realidad eran amigos de sus primos en una misión.

propuesta matrimonio londres

Leslie le pidió matrimonio a Martina en Londres, junto al Tower Bridge. Crédito: @djstudios_ / Daniel Johnson

Cada desconocido entregó a Martina una rosa y un trozo de papel con una carta impresa. Las dos primeras interacciones parecieron aleatorias y Martina supuso que los desconocidos intentaban que comprara las rosas.

Luego empezaron a llegar más y más personas y pronto las cartas deletrearon una pregunta: "¿Quieres casarte conmigo?"

"Y cuando llegó la última persona, me arrodillé y se lo pedí", dice Leslie.

Martina estaba abrumada y encantada.

"Estaba muy, muy feliz. Fue una sensación increíble. Fue increíble", dice. "Y lo que lo hizo aún más especial para mí es que fue en Londres. En Londres es donde sellé mi primer pasaporte y abrí mi mente y mi corazón, y donde me enamoré de verdad de los viajes”.

"Así que volver al lugar donde empezó todo, y que ahora me pida matrimonio el hombre que conocí en un avión fue muy especial".

Martina y Leslie dicen que el día de su boda en Columbus, Ohio, fue "realmente precioso". El tema fue "amor al primer vuelo", con este lema estampado en las invitaciones y los menús, y la pareja regaló a los invitados etiquetas de equipaje como recuerdos de la fiesta. Martina Jones se convirtió en Martina Jones Johnson.

Sus viajes actuales

Los viajes siguen siendo una parte importante de la vida de Martina y Leslie. Relatan sus aventuras en su cuenta de Instagram That Couple Who Travels, con el objetivo de inspirar a otros a seguir sus pasos.

"Estoy muy agradecida por la comunidad que hemos creado y por las oportunidades que nos brinda", dice Martina.

La cuenta de Martina y Leslie incluye guías de destinos, reseñas de vuelos y recomendaciones de negocios propiedad de negros, así como fotografías de la pareja en sus increíbles aventuras por todo el mundo.

"Me encanta ser la representación de una relación sana entre negros", dice Martina. "Creo que más gente necesita verlo".

Esto es importante para Martina y Leslie no solo en el contexto de Instagram.

Martina recuerda un reciente viaje en grupo en el que ella y Leslie se encontraron completamente en compañía de parejas blancas mayores.

"Esta gente no está cerca de parejas jóvenes negras. Pero nos encantó, la pasamos muy bien juntos, compartiendo nuestras diferentes experiencias y estrechando lazos a través de los viajes", dice.

"Y de eso se trata. Creo que así es como el mundo mejora. El amor es lo que vence al odio y es lo que hace que desaparezcan los miedos cuando tienes esas relaciones con la gente".

Al recordar el vuelo que no fue una estafa y su encuentro fortuito, Leslie concluye que "nunca se sabe lo que hay ahí fuera".

"Conocí a alguien que vivía no muy lejos de mí, pero la conocí en un avión, a miles o más de kilómetros de casa", dice.

En cuanto a Martina, se encuentra reflexionando sobre algo que su mejor amiga le dijo mucho antes de que Leslie llegara a su vida:

"Haz lo que amas, y eso te llevará a todo lo demás".

Para Martina, esto resultó ser cierto.

"Me encanta viajar. Viajé y conocí al amor de mi vida. Así que encuentra eso que amas y no sabes a qué migas de pan te llevará. Puede que te lleve al amor de tu vida. Puede que te lleve a tu propósito, no lo sabes, pero todos tenemos deseos únicos y cosas que nos apasionan", dice Martina. "No lo ignores. No esperes a que nadie te acompañe. Haz lo que te gusta y a ver qué pasa".

Ver artículo completo