Conoce la isla paradisíaca donde puedes pasar unas vacaciones sin picaduras de mosquitos y sin productos químicos

hace 2 meses 93
Modifican 750 millones de mosquitos para liberarlos 0:29

(CNN) -- Cualquiera que haya sido acosado alguna vez por mosquitos mientras intentaba relajarse en una pintoresca excursión o en una plácida playa es plenamente consciente de que las molestias incluso de un pequeño bicho puede tener un gran impacto en las vacaciones.

Pero más allá de una mera molestia, los mosquitos pueden suponer un riesgo más grave para la salud como portadores de enfermedades como la malaria, el dengue y el virus del Zika. Soneva Fushi, un complejo turístico situado en la isla privada de Kunfunadhoo, en las Maldivas, lleva años trabajando para erradicar estas plagas.

La solución más eficaz que encontraron redujo drásticamente el número de mosquitos y, de paso, revitalizó las plantas y animales tropicales de la isla.

Soneva se asoció con la empresa alemana Biogents, que desarrolló trampas para mosquitos basadas en atrayentes ecológicos.

"Buscábamos formas de controlar los mosquitos sin utilizar productos químicos", explica Arnfinn Oines, director de conciencia social y medioambiental de Soneva.

La región lleva mucho tiempo luchando contra el problema de los mosquitos, que se agrava durante la estación de los monzones, de mayo a noviembre.

Los diversos métodos que probaron, incluido el uso de varias trampas y el trabajo para eliminar los criaderos de mosquitos, plantearon sus propios retos.

Según Oines, otra forma de combatir las plagas voladoras consistía en utilizar métodos como "la nebulización caliente y el soplado de niebla", que no son justamente precisos a la hora de atacar a los insectos con insecticidas, y pueden resultar desagradables para huéspedes y anfitriones. Aunque intentaron utilizar estas técnicas con discreción, inevitablemente molestaban a los huéspedes, dijo.

Trampa mosquitos

Una trampa para mosquitos creada por Biogents en Soneva Fushi. (Crédito: Cortesía de Soneva Fushi)

Además, estas técnicas solo sirven para eliminar mosquitos adultos. Y al cabo de un tiempo, incluso éstos desarrollan resistencia, lo que hace que los productos químicos sean ineficaces, señala Oines.

Lo que no desarrolla resistencia es la abundancia de otros insectos en la isla de Kunfunadhoo. Como resultado, se produjo una notable disminución de las poblaciones de mariposas, libélulas, abejorros y escarabajos.

Soneva empleó por primera vez el sistema Biogents en 2019, utilizando dos tipos diferentes de trampas, más de 500 en total colocadas alrededor de la isla. El primer tipo, llamado BG-GAT, es una trampa pasiva destinada a los mosquitos tigre que ya han picado a alguien y están buscando un lugar para poner huevos, según Oines.

El segundo tipo, la BG-Mosquitaire CO2, está pensada para atraer a los mosquitos que buscan sangre, para lo cual utiliza dióxido de carbono creado mediante la fermentación de levadura y azúcar, además de ácido láctico, que imita la piel humana.

"El BG-Mosquitaire CO2 es único y eficaz porque simula a los humanos utilizando CO2 y el olor del sudor", explica. Esencialmente, los dispositivos huelen y "respiran" como los humanos, atrayendo y conteniendo a los insectos. En las primeras semanas, las trampas atrapaban miles de mosquitos al día.

Además de utilizar las trampas, el complejo formó al personal en ecología de los mosquitos. Ahora, el equipo de Soneva inspecciona la propiedad para identificar y reducir elementos como lonas, cáscaras de coco caídas y cualquier otra cosa que pueda contener agua estancada, necesaria para que se reproduzcan los insectos.

Mosquitos isla maldivas

Un bungalow sobre el agua en Soneva Fushi. (Fotografía: Sandro Bruecklmeier/Cortesía de Soneva Fushi)

El programa de lucha contra las plagas fue un éxito, según Soneva.

Según el complejo, la población de mosquitos de la isla se redujo drásticamente en más de un 98% durante el primer año.

"Contamos los mosquitos capturados a diario, y el recuento se hizo más fácil a medida que se reducía el número", dice Oines. "Recibimos muchos comentarios positivos de huéspedes habituales que vuelven año tras año, y así notaron la diferencia".

El sistema de trampas Biogents también ha demostrado ser muy eficaz a largo plazo, sin que los insectos desarrollen resistencia al método. Y más buenas noticias: desde que se dejaron de utilizar los productos químicos, los insectos autóctonos de las Maldivas están floreciendo de nuevo.

"Estos polinizadores naturales vuelven a abundar, lo que significa que hay más flores, más frutas y más productos", dice Oines, y añade que más frutas e insectos también significa que "hay más pájaros que visitan las orillas de Kunfunadhoo y se vuelven a ver luciérnagas por la noche".

El aumento de la biodiversidad, así como los métodos ecológicos y sostenibles utilizados para conseguirla, tienen sentido si se tienen en cuenta las raíces del complejo. Soneva Fushi fue fundado por Sonu y Eva Shivdasani en 1995, con un compromiso pionero con la sostenibilidad medioambiental. La visión de la pareja hizo que fueran de los primeros en introducir iniciativas como el reciclaje, la conservación de la energía y la reducción de residuos en la región.

Hoy, Soneva Fushi sigue siendo un ejemplo de lujo sostenible en el mundo de la hostelería, y cuenta entre sus iniciativas medioambientales con una filosofía de cero residuos y un innovador programa de restauración de corales, además del nocivo control de plagas sin productos químicos.

Al trabajar con Biogents para utilizar métodos ecológicos de eliminación de mosquitos, Soneva aspira a ser la primera isla libre de mosquitos de las Maldivas. Pero no quieren ser los únicos.

La cadena de complejos turísticos ha regalado trampas para mosquitos al Parlamento de Malé, la capital del país, y ha formado al personal sobre cómo utilizarlas.

También implantó el sistema Biogents en Soneva Jani, el complejo turístico de la marca en la isla de Medhufaru, en el cercano atolón de Noonu, con resultados similares. Y instalaron trampas en su nuevo complejo turístico Soneva Secret, cuya apertura está prevista para principios de 2024, y han registrado cero mosquitos durante varios meses.

"Esto nos hace albergar esperanzas de poder abrir un complejo libre de mosquitos el año que viene", afirma Oines. "También hemos visto que otros complejos siguen el ejemplo. Sería estupendo que todas las Maldivas hicieran lo mismo".

Ver artículo completo