Clausuran la "torre inclinada" Garisenda en Bolonia, Italia, por temor a hundimiento

hace 4 meses 77
TORRE GARISENDA ITALIA La torre Garisenda y su vecina más alta, la Asinelli, se encuentran en el corazón de Bolonia. Crédito: Francesco Riccardo Iacomino/Moment RF/Getty Images

(CNN) -- Dante Alighieri quedó tan hechizado que escribió sobre ella dos veces: en la "Divina Comedia" y en otro soneto. A Charles Dickens le llamó la atención cuando viajaba por Italia. Y ahora la torre medieval "inclinada" de la Garisenda de Bolonia suscita una publicidad muy moderna, con la preocupación de que pueda estar hundiéndose.

Las calles aledañas a la Garisenda, una de las "torres gemelas" de Bolonia que se alzan juntas en el centro de la ciudad, fueron acordonadas mientras los científicos vigilan el monumento en busca de indicios de que la estructura se esté resquebrajando o moviendo.

La torre de 48 metros se construyó en el siglo XII, cuando Bolonia era una pequeña Manhattan, con docenas de torres que se alzaban hacia el cielo, cada una construida por familias locales que intentaban construir la suya más alta que la anterior. Pero se inclina en un ángulo de cuatro grados, solo un poco más recta que la torre inclinada de Pisa, con un ángulo de cinco grados. Ya estaba inclinada a principios del siglo XIV, cuando Dante escribió "Infierno", en el que describía el vértigo que le producía mirar hacia el lado inclinado de la Garisenda. Una placa en la torre recuerda hoy el verso que se le dedicó.

Acortada en años posteriores, se alza en el centro de la ciudad junto a la Asinelli, una torre el doble de alta a la que pueden subir los turistas.

El alcalde de la ciudad, Matteo Lepore, bloqueó el área alrededor de las torres el fin de semana después de reunirse con el superintendente de patrimonio de la ciudad y la comisión de científicos que ha estado monitoreando el par desde 2018, para "llevar a cabo más monitoreo e instalar sensores para tener información definitiva sobre el estado de salud de la Garisenda", anunció en una reunión del consejo de la ciudad este lunes, en un discurso compartido con CNN.

Se colocaron sensores acústicos alrededor de la torre para vigilar cualquier ruido de tensión, grietas o crujidos, y también se instaló un péndulo para seguir el movimiento.

El acceso de visitantes al Asinelli también se ha interrumpido, y en la torre más alta también se instalará un péndulo.

Según el alcalde, convertir la zona en peatonal no tiene tanto que ver con la seguridad inmediata como con permitir que los instrumentos recojan datos más precisos.

Las pruebas continuarán durante el resto de la semana, para comprobar si la torre hace algo más que "oscilar como ha hecho más o menos desde que se construyó", dijo Lepore, añadiendo que todas las torres y rascacielos se mueven hasta cierto umbral.

Lepore dijo que la torre "lleva inclinada varios siglos, y ha sido objeto de diversas intervenciones durante décadas".

garisenda bolonia italia torre

La Garisenda, vista junto a la torre Asinelli, más alta, se inclina en un ángulo de cuatro grados. Crédito: DeAgostini/Getty Images

El informe semestral, que debe presentarse a finales de noviembre, se adelantará, dijo. El ayuntamiento dispone ya de una empresa que se encargará de los trabajos necesarios, una de las que trabajó en el derrumbado puente Morandi de Génova. También se creará una comisión de obras dirigida por el Ayuntamiento.

Las carreteras permanecerán bloqueadas hasta este viernes, aunque, según medios locales, es posible que los autobuses no vuelvan a circular alrededor de las torres.

Calificándola de "símbolo de nuestra ciudad junto con la torre Asinelli", y garantizando "proteger la Garisenda como monumento", Lepore dijo al ayuntamiento: "Estamos trabajando para hacer todo lo que hay que hacer".

Las obras se producen luego de que Lucia Borgonzoni, subsecretaria del Ministerio de Cultura de Italia en representación de la derechista Liga Norte, hiciera saltar las alarmas sobre la seguridad de la torre. Borgonzoni, política de Emilia-Romaña, región de la que Bolonia es capital, presentó anteriormente candidaturas fallidas a la alcaldía de la ciudad en 2016 y a la presidencia de la región en 2019. Lepore representa al Partido Democrático, de centro-izquierda, y su oposición en el ayuntamiento le ha tachado de no proteger la torre.

El domingo, Borgonzoni declaró al diario local "Il Resto del Carlino" que estaba "preocupada" por las oscilaciones registradas hasta ahora, y sugirió que la comisión científica que lleva cinco años vigilándola había "subestimado la situación".

Lepore dijo este lunes que se "abstendría del debate político, no porque no quiera participar... sino porque creo que cuando hay que tomar decisiones importantes, incluso hacer lo correcto desde un punto de vista institucional, debe hacerse con calma y con la conciencia tranquila".

El Ministerio de Cultura de Italia no respondió a la petición de comentarios.

Mientras tanto, los habitantes de la zona siguen con normalidad.

"No tenemos ningún miedo", afirma Fabio Bergonzini, guía turístico de la ciudad. "Nosotros [los boloñeses] nunca hemos sentido que fuera un problema".

"La seguridad siempre es importante, y obviamente tienen que investigar, pero realmente no creo que la torre se vaya a caer".

Ver artículo completo