Calidad de vida y una aventura fabulosa: por qué esta pareja estadounidense cambió California por España

hace 3 meses 114
Pareja EEUU España Después de visitar la fabulosa ciudad de Ronda en Andalucía, España, en 2016, Jason Luban y Selena Medlen se enamoraron tanto de este lugar que fueron a vivir allí desde California.

(CNN) -- Tras varios fracasos en sus intentos de fecundación in vitro, problemas de salud y la muerte de su querido perro, Jason Luban y Selena Medlen necesitaban un cambio de aires.

La pareja, que entonces vivía en Oakland (California), había planeado meses antes un viaje a Andalucía (España), pero no estaban seguros de seguir adelante cuando la salud de Luban, que padece distonía de torsión, un raro trastorno del movimiento, empezó a deteriorarse.

"Estábamos pensando en cómo recuperar su salud", cuenta Medlen a CNN Travel, antes de explicar que Luban también estaba de luto por la pérdida de un amigo y mentor. "Así que teníamos estas vacaciones, y no estábamos seguros de si podría viajar".

Según Medlen, al final decidieron "ir a por ello" después de que Luban, que sufre insomnio, empezara a dormir mejor.

Aventura española

Ronda Andalucía

Vista aérea de Puente Nuevo, en Ronda, la ciudad que robó el corazón a la pareja estadounidense formada por Jason Luban y Selena Medlen. (Crédito: Medvedkov/iStockphoto/Getty Images)

"Pensamos que quizá necesitábamos un descanso", añade Medlen, que entonces trabajaba como abogada. "Que si podíamos alejarnos de todo, tal vez empezaría a sentirse mejor".

Un amigo había recomendado a la pareja, casada desde 2009, que pasara un tiempo en Ronda, una ciudad situada en la provincia española de Málaga, así que decidieron reservar dos noches allí.

Pero ninguno de los dos podía predecir que acabarían haciendo las maletas y trasladándose allí solo unos meses después.

En mayo de 2016, volaron a Madrid y pasaron un tiempo en la capital, en Toledo, Córdoba y Sevilla, antes de dirigirse a Ronda.

"Cuando salimos de Sevilla hacia Ronda, algo cambió", dice Luban, acupuntor. "La tierra. La energía. Todas las plantas estaban floreciendo".

"Había colores por todas partes. Y los dos estábamos conmocionados por lo precioso que era mientras subíamos y subíamos en el coche", cuenta.

Cuando llegaron al pueblo, fueron recibidos por un desfile, que marcó el tono del resto del fin de semana.

La pareja celebró el 38 cumpleaños de Medlen en Ronda, y dicen que les sorprendió lo amable que era todo el mundo.

"Durante los dos días que estuvimos aquí, todo encajó", dice Luban, originaria de Oregon, mientras que Medlen es de Texas.

Tras concluir su estancia en esta bonita ciudad, visitaron Granada antes de regresar a Estados Unidos. Pero Ronda se quedó en ellos.

Una vida fabulosa

Ronda Andalucía

Medlen y Luban han hecho muchos amigos durante los años que han pasado en Ronda. (Crédito: Selena Medlen y Jason Luban)

"Volvimos a nuestras vidas, y nos dimos cuenta de que no eran nada comparadas con lo que habíamos vivido aquí [en Ronda]", admite Luban, antes de explicar que su insomnio volvió una vez de vuelta a Estados Unidos.

"Además, los dos, sin saberlo, habíamos mirado en los escaparates de las inmobiliarias para ver los precios de los alquileres aquí [en Ronda]. Y era la décima parte de lo que pagábamos en California".

Un día, tumbados en el sofá y reflexionando sobre sus problemas de fertilidad, empezaron a hablar de lo que querrían para sus vidas si nunca pudieran tener hijos.

"Selena dijo: 'Si no vamos a tener un hijo, quiero que mi vida sea jo****** fabulosa'", recuerda Luban. "Y nosotros dijimos: 'Vale, ¿cómo sería eso?".

Decidieron que, para ellos, sería tener la oportunidad de vivir en otro país, experimentar una cultura diferente y aprender el idioma.

España era el primer país de la lista.

Después de hacer cuentas, la pareja se dio cuenta de que les resultaría "asequible" vivir en Ronda durante un año, siempre que Luban vendiera su consultorio de acupuntura en California, lo que consiguió en seis semanas.

Entonces redujeron todas sus pertenencias "de dos coches y una casa llena a dos maletas cada uno", y reservaron un Airbnb en Ronda para quedarse antes de encontrar algo a más largo plazo.

La pareja voló de vuelta a Madrid en septiembre de 2016.

¿De vuelta para siempre?

Ronda Andalucía

La pareja está ahora muy asentada en Ronda y no tiene planes de volver a Estados Unidos. (Crédito: Selena Medlen y Jason Luban)

"Cuatro meses después de salir de Ronda, volvimos para quedarnos", dice Luban. "Por lo que pensábamos que sería un año".

Pero mientras que la ciudad les había parecido un lugar mágico cuando la habían visitado unos meses antes, parecía mucho menos atractiva cuando volvieron poco después de la Feria de Pedro Romero, un festival dedicado a las corridas de toros.

"Llegamos un domingo, así que fue después de las festividades", explica Medlen. "Todo estaba cerrado.

"La ciudad estaba como muerta y aún no habían tenido la oportunidad de limpiar [tras la fiesta]. Así que fue una experiencia realmente diferente".

Luban bromea diciendo que se encontraron caminando por la carretera con sus maletas pensando: "Dios mío, ¿qué le hemos hecho a nuestras vidas?".

Aunque previamente les habían dicho que tendrían muchas opciones de alquiler a largo plazo una vez que estuvieran en Ronda, resultó no ser así, y al principio les costó encontrar un lugar adecuado.

Además, los precios eran algo más elevados de lo que habían calculado, aunque más asequibles que los que pagaban en California.

A pesar de estos contratiempos iniciales, la pareja perseveró y pronto encontró un apartamento. Se apuntaron a una academia de idiomas para aprender español, lo que supuso un punto de inflexión para ellos.

"Probablemente fue la razón por la que nos quedamos", admite Medlen. "Porque era un lugar estupendo para formar comunidad".

Empezaron a ir a varias clases cuatro veces por semana, y pudieron conocer a otros expatriados y hablar con ellos de sus experiencias, lo que les ayudó enormemente en el proceso.

"Nadie en Estados Unidos se identificaba con lo que hacíamos", explica Luban. "Todos pensaban que era una gran idea hasta que íbamos a hacerlo. Entonces decían: '¿Qué están haciendo?".

Como Luban tiene doble nacionalidad estadounidense y alemana, no necesitó visado para vivir en España. Sin embargo, Medlen sí tuvo que obtener un permiso de residencia.

Comunidad acogedora

Luban se sintió conmovido por la amabilidad de los lugareños cuando acabó en el hospital tras un accidente. (Crédito: Selena Medlen y Jason Luban)

Aunque se adaptaron rápidamente al estilo de vida español, hubo algunos aspectos a los que les costó acostumbrarse.

"Creo que nos costó acostumbrarnos al concepto de la siesta", admite Medlen. "Estábamos ansiosos por hacer un montón de cosas, y corríamos a la ciudad para hacer esas tareas mundanas que todos tenemos que hacer.

"Pero todo está cerrado entre las dos y las cinco. Así que prácticamente no puedes hacer nada".

La pareja admite que les llevó algún tiempo pasar de estar rodeados de expatriados constantemente a integrarse en la comunidad española, y dicen que es algo que todavía están superando.

Sin embargo, Luban recuerda emocionado cómo la importancia de esta conexión le impactó de verdad cuando acabó en el hospital tras un accidente de bicicleta el año pasado y tuvo que ser operado de urgencia.

"Habría sido una experiencia completamente distinta y mucho menos agradable si no hubiéramos conocido a gente que casualmente era enfermera y conocía a toda la comunidad", explica Luban.

"Cuando llegamos, no formábamos parte de esa comunidad. Pero pensábamos que estábamos viviendo nuestra experiencia en España con expatriados".

Aunque la pareja tiene un seguro médico privado, Luban ingresó inicialmente en un hospital público, que no estaba cubierto por su póliza.

"Como somos estadounidenses, pensamos: 'Esto podría arruinarnos. Ahí va España'", admite Luban. "Al día siguiente, cuando me dieron el alta después de operarme, una noche allí, mi propia habitación y dos viajes en ambulancia, me dijeron: 'Bueno, necesitamos que pagues la factura. Son 1.380 euros'".

Le conmovió especialmente la amabilidad mostrada por la comunidad local, que les dejó comida y estuvo constantemente pendiente de ambos.

"En Estados Unidos, la gente te enviaba cheques regalo y caras tristes por teléfono", dice Luban.

"Aquí, la gente se presentaba literalmente en la puerta cuando Selena volvía del hospital para darle un abrazo y decirle que iban a estar allí. Y allí estuvieron. Durante semanas".

Aunque inicialmente habían planeado quedarse en España durante un año, Luban y Medlen optaron por prolongar su estancia más allá.

La pareja admite que ver cómo Donald Trump era elegido presidente de Estados Unidos en noviembre de 2016 contribuyó a su decisión de permanecer en España.

"Una vez que eso ocurrió, en un par de meses, nuestras familias nos decían: 'No vuelvan'", dice Luban, explicando que sus parientes estaban deseando que regresaran antes del resultado electoral.

"Este país está cambiando. Deberían disfrutar y no quedaros atrapados en toda la división que está ocurriendo en Estados Unidos'".

Medlen señala que ambos trabajaban constantemente mientras estaban en Estados Unidos, y sentían que rara vez podían pasar tiempo juntos, mientras que han podido disfrutar mucho más de la compañía del otro mientras vivían en España.

Mientras tanto, la salud de Luban ha mejorado durante su estancia allí, y monta regularmente en bicicleta con varios grupos locales. Sin embargo, dice que ha tenido sus altibajos "en cuanto al sueño".

"Lo más importante es que aquí podemos gestionar nuestro estrés mucho mejor", dice. "Cuando no estamos constantemente preocupados por nuestra seguridad, el dinero o lo que sea".

Calidad de vida

Luban empezó a practicar ciclismo. (Crédito: Selena Medlen y Jason Luban)

Como sólo tenían fondos suficientes para pasar un año viviendo en España sin trabajar, la pareja necesitaba empezar a ganar dinero de nuevo para poder prolongar su estancia allí.

Afortunadamente, Medlen pudo aceptar trabajos a distancia para bufetes de abogados en Estados Unidos y Luban puso en marcha una página web en la que asesoraba a otros profesionales sobre cómo vender una consulta médica.

"Diría que gastamos una quinta parte de lo que gastaríamos en comida en California", calcula Luban. "Entre una octava y una décima parte en nuestros gastos de manutención. Una octava parte en atención sanitaria".

"Y no teníamos ni idea de cuánto sube tu calidad de vida cuando no estás intentando hacer frente a todas esas facturas", explica.

Ambos intentan trabajar unas 20 horas a la semana, y dicen que han podido vivir cómodamente de esta manera porque su dinero llega mucho más lejos en España.

"También tenemos más tiempo para cocinar, lo que reduce la factura de la comida porque no compras comida para llevar", añade Medlen. "Y tenemos más tiempo para hacer ejercicio. Así que siento que estamos más sanos".

Siete años después de mudarse a Ronda, la pareja está muy asentada, e incluso tiene una perra, llamada Lola Supernova.

Dicen que cada año se replantean su decisión y sopesan si quieren quedarse en España o mudarse.

Sin embargo, han decidido no comprar una casa allí para tener un poco más de libertad.

"Nos lo tomamos a plazos de un año", explica Medlen. "Y seguimos alquilando el piso en el que vivimos.

"Queremos simplificar las cosas y tener flexibilidad para poder cambiar de opinión e irnos a otro sitio".

Vuelven a Estados Unidos todos los años y bromean diciendo que siempre les choca lo que cuesta un burrito en la cadena de comida Chipotle.

"Ha habido mucha inflación desde que nos fuimos", apunta Medlen.

Aunque la pareja sigue luchando a veces con la perspectiva de no tener hijos, Luban, que ahora tiene 53 años, dice que se sienten "demasiado viejos ahora", y añade que, aunque antes se plantearon la adopción, "el proceso parecía ser una pesadilla, desde el punto de vista financiero y de otro tipo".

"Y fue una experiencia tan dolorosa emocional (y económicamente) intentarlo y fracasar, que no podíamos volver a pasar por ello", añade, subrayando que no se arrepienten "de nada".

"Así que decidimos en su lugar que haríamos nuestra vida lo más interesante posible".

Ambos reconocen que una de las desventajas de vivir tanto tiempo en un país diferente es que no sienten necesariamente que pertenezcan a ningún sitio.

"Puede que nunca volvamos a sentirnos del todo en casa en EE.UU., y nunca seremos realmente aceptados como españoles", admite Luban, señalando que una "gran manera de aprender sobre tu país es salir de él".

"Pero Andalucía nos ha acogido, nos ha cuidado de una forma que nunca hubiéramos imaginado. Como los intereses de una cuenta bancaria que no sabíamos que teníamos".

Ver artículo completo